Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Bernabéu se siente

  • Integrantes de las selecciones de Argentina, Turquía e Italia pudieron acercarse a la morada de sus ídolos
Un grupo de futbolistas invidentes visitan el estadio del Real Madrid
Felipe de Luis Felipe de Luis

La solidaridad siempre ha estado íntimamente ligada al Real Madrid. En esta ocasión, el club blanco se ha volcado con un grupo de futbolistas invidentes, a los que ha invitado a conocer por dentro las instalaciones del Santiago Bernabéu. Los jugadores representan a las selecciones de Argentina, Italia y Turquía y están disputando un campeonato en la Universidad Europea de Madrid, junto con el combinado español.

No poseen el sentido de la vista, pero manejan el esférico (que contiene cascabeles) con una maestría envidiable. Se bastan con su oído, con su tacto, con sus percepciones. Con el instinto, al fin y al cabo. Y es que en el fútbol no existen diferencias. El esfuerzo y la constancia son dos de los elementos que han llevado a los jugadores de estas selecciones de invidentes al cetro del deporte rey. No es necesario ver para sentir. Y el fútbol se siente.

En sus propias carnes lo vivieron los integrantes de las selecciones de Argentina, Italia y Turquía de invidentes, que aprovecharon su día de asueto para realizar el ya clásico ‘Tour del Bernabéu’, visita obligada para cualquier ciudadano que no resida en la capital de España. Los peculiares futbolistas disfrutaron de su estancia en el estadio blanco al máximo. Su gozo se palpaba en sus rostros. Atendieron las explicaciones de los guías con la ilusión de quien está pisando suelo sagrado.

Silvio, uno de los jugadores argentinos con más calidad, no ocultaba las sensaciones que invadían su cuerpo: “Es maravilloso poder visitar el estadio donde juegan los mejores del mundo. Mi equipo, el Boca, se ha enfrentado en ocasiones con el Real Madrid y para mí, estar aquí ya es un sueño”.

El éxtasis generalizado llegó cuando los 60 integrantes de los tres combinados bajaron al césped. El cúmulo de sentimientos dejó a más de uno sin palabras. Los futbolistas acariciaban el verde, lo mimaban con dulzura, conscientes de que allí se habían gestado grandes victorias.

Por último, también tuvieron tiempo, antes de regresar a sus respectivas concentraciones, de aposentarse en los banquillos. Un miembro del equipo italiano, en clara alusión a Ferrari, soltó con una sonrisa: “Sentarse aquí es como hacerlo en una Fórmula 1”. Ellos demostraron, más que nunca, que el Bernabéu se siente.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información