Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La octava liga del Real Madrid

  • DC rememora los 31 campeonatos de Liga ganados por el conjunto blanco
Carlos Carrasco-El Reportaje
Carlos Carrasco-El Reportaje Carlos Carrasco-El Reportaje

Las cinco copas de Europa consecutivas habían dejado paso a un dominio total en el campeonato liguero de la temporada 1960-61. Una superiodad que se vería refrendada al año siguientye con el doblete Liga-Copa. Con una plantilla de futbolistas a medio camino entre la generación de Di Stéfano y los ‘ye-yes' , el Real Madrid volvería a mostrarse intratable en el torneo de la regularidad. a lo que añadiría una gran actuación con título incluido en la Copa.

El verano de 1961 estaría marcado por dos novedades en la portería. Se fichó a Araquistaín procedente de la Real Sociedad. Pese a tener ofertas del Barcelona, se decidió finalmente por el conjunto blanco en una decisión de la que no se arrepentiría. De hecho, lograría el trofeo Zamora al meta con menos goles encajados durante el curso, con una estimabla cifra de 19 tantos recibidos en 25 partidos.

El otro guardameta contratado sería Betancort, todo un histórico defendiendo la portería madridista , quien permanecería diez temporadas en la entidad merengue. En otras líneas se fichó a Vicente Miera, quien después se convertiría en seleccionador nacional, para el lateral. Se firmó, además, a Félix Ruiz para el centro del campo y al delantero barcelonista Tejada para la delantera. Éste último fue todo un acierto, ya que en la 61-62 fue el tercer goleador del equipo por detrás de Puskas y Di Stéfano.

En el capítulo de bajas, retirada del gran Juanto Alonso, espantada del ‘fiasco' sueco Simonsson y marcha de Chus Herera y Villa en busca de oportunidades en otro club. Asimismo, también supone la despedida del directivo José Samitier que sufrió problemas de salud y abandónó Madrid, para trasladarse a su Barcelona natal.

Campeón ‘en crisis'

A pesar de la buena marcha del equipo en Liga , la afición no terminaba de estar contenta. Incluso se llegó a hablar de la hipótetica salida de Miguel Muñoz del banquillo madridista, en favor de Bela Guttmann. Afortunadamente, eso no sucedió y el equipo completaría un sólido campeonato en el que ocupó la primera posición de la tabla desde la séptima jornada hasta el final.

Quizá fuera porque más allá de un equipo ofensivo que solventaba cada choque con goleadas, el Real Madrid se había connvertido en un bloque sólido que basaba sus triunfos en una férrea defensa. Eso no gustaba a muchos aficionados, que no dudarían en manifestarlo en el Santiago Bernabéu.

 

Pero, por encima de gustos o preferencias futbolísticas están los hechos y lo cierto es que el Real Madrid era un conjunto muy dificil de marcar, al que sólo anotarían 24 tantos en 30 partidos y al que la clasificación final proclamaría como el mejor. Y es que la temporada del Real Madrid ese año se puede calificar, como mínimo de impecable. Al campeonato de liga, se debe añadir la conquista de la Copa del Generalísimo, venciendo en la final al Sevilla por 2-1 y el subcampeonato de Europa, tras caer en la final del torneo continental ante un soberbio Benfica.

Por todas estas razones, conviene no restar mérito ninguno a un equipo en plena reconstrucción que estuvo a un título de conseguir el triplete (empezó ganando la final de la Copa de Europa por 2-0, perolos Eusebio y compañía remontaron el marcador en uno de los mejores partidos de la historia).

El jugador : Zárraga

Por encima de los goles de Puskas o de Di Stéfano, máximos goleadores del equipo ese año, un hombre que lo habá dado todo por el Real Madrid se retiró al finalizar esa campaña. Centrocampista de corte defensivo, Zárraga, fue el perfecto escudero de Miguel Muñoz. Once años en el Real Madrid le sirvieron para conquistar cinco Copas de Europa, una Intercontinental y 6 Ligas son algunos de los títulos de su extenso palmarés.

 

El partido Real Madrid 2-0 Mallorca

El Real Madrid dio su primer puñetazo en la mesa en la quinta fecha del campeonato tras derrotar por 2-0 al Barcelona con goles de Di Stéfano y Luis del Sol. A partir de esa derrota, los culés fueron perdiendo comba y los merengues construyeron una ventaja de entre cinco y siete puntos que fue demasiado para sus rivales. Así, en la jornada 28, el Real Madrid celebró la conquista de su octavo título liguero ganando al Mallorca por el mismo tanteo y con idénticos protagonistas.


Clasificación extraída de Wikipedia

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información