Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Luis Enrique, un 'veleta' que se mueve al viento culé

  • Dice no justificar ninguna agresión... pero hace seis meses no censuró una en la final copera
Dice no justificar ninguna agresión... pero hace seis meses no censuró una
 Defensa Central Defensa Central

En el Barcelona son muy dados a cambiar su discurso según les conviene. Tras años de defender el modelo de cantera y atacar el estilo supuestamente de 'cartera' del Real Madrid ahora se jactan de tener el "mejor tridente del mundo" después de gastarse más de 150 millones de euros en los fichajes de Neymar y Luis Suárez. Pero este no es el único ejemplo de que en el Camp Nou se lleva mucho el dicho de 'donde digo digo, digo Diego".

El técnico culé ha sido el último en dejar en evidencia esta tendencia barcelonista. En su rueda de prensa de este martes el asturiano se pronunció de forma escueta sobre la denuncia del Barcelona a Antiviolencia por los comentarios de Manolo Sanchís y Poli Rincón en los que asumían hasta ciento punto como normal la patada de Isco a Neymar en el último 'Clásico'. Como era de esperar Luis Enrique defendió la decisión institucional del club que le paga y aseguró que "ha sido una decisión del Barcelona. Pero ningún acto o gesto futbolístico que suceda sobre un terreno de juego justifica una agresión, es lo único que puedo decir en este tema".

Se trata de una opinión muy loable, sino fuera porque en mayo pasado el propio Luis Enrique se pronunció en un sentido totalmente diferente al de ahora. "En España está muy mal visto, pero si fuera jugador del Athletic yo respondería seguramente igual o peor que los jugadores del Athletic; aunque hay que entender el contexto" opinó el entrenador después de que los jugadores del equipo vasco reaccionaran de forma agresiva a las filigranas de Neymar en la última final copera. Es decir, que entonces 'Lucho' reconoció que él también sería capaz de excederse si un rival le provoca con regates innecesarios, aunque seis meses después va de 'defensor del juego limpio'. Así que solo queda preguntarse: ¿cuándo fue sincero y cuándo hipócrita?


Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información