Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Rayo enfila la eliminatoria ante un Athletic aciago

  • Los vallecanos pusieron el ritmo y la ilusión
R. VALLECANO 2 - 0 ATHLETIC DE BILBAO
Defensa Central Defensa Central

El Rayo Vallecano demostró tener más ilusión en pasar de ronda en un encuentro en el que puso intensidad desde el principio para batir por 2-0 al Athletic, que sabedor de que tenía más calidad en algunos puestos confió en que le llegara el gol, pero hoy no fue su día y falló hasta siete ocasiones claras.

Con una delantera que daba miedo, Etxeberría-Llorente, el Athletic no fue capaz de traspasar la portería de un Dani que hoy demostró poder disputar la titularidad en Liga a Cobeño y de una defensa franjirroja que no es la habitual en liga. Los vallecanos tuvieron el balón desde el inicio, pusieron intensidad y con un juego eléctrico, ante un rival que se dejaba, pudieron hacer el fútbol que tanto gusta, rápido, de toque, y con llegadas arriba.

FICHA TÉCNIA:

2 - Rayo Vallecano: Dani; Tito, Tena, Salva, Camille; Susaeta (Movilla, min. 77), Rafa García, Ángel, Rubén Reyes (Quero, min. 70); Pachón y Pacheco (Piti, min. 65).

0 - Athlétic de Bilbao: Armando; Iraola, Amorebieta, Etxeita, Koikili (Castillo, min. 90); David López (Gabilondo, min. 75), Gurpegui, Orbaiz, Íñigo Pérez (Toquero, min. 55); Etxeberría y Fernando Llorente.

GOLES: 1-0, min. 6, Susaeta; 2-0, min. 20, Pachón.

ÁRBITRO: Fernández Borbalán (colegio andaluz). Amonestó Orbaiz, Etxeita y Castillo por parte del conjunto visitante.

Además Susaeta, un cachorro formado en Lezama, tenía ganas de lucirse ante sus ex, y no tardó en demostrar su valía. Una falta a Ángel, en el minuto 6, a unos metros del área era perfectamente ejecutada por el extremo derecho para batir a Armando. El tanto en contra fue un duro mazazo para el conjunto vasco que sin terminar de creérselo vio cómo en el minuto 20 una gran jugada en el borde del área dejaba sólo a Pacheco ante el meta bilbaíno, para que el argentino, trastabillado, dejara el balón a su izquierda por donde apareció Pachón para rematar ya sin portero.

Con esto, el equipo de Primera se rompió, con la delantera abandonada a su suerte en terreno de nadie, a la espera de rematar algún balón en largo, y el centro del campo luchando sin orden ante unos jugadores rayistas, suplentes habituales, que hoy demostraron mayor entereza.

A medida que pasaron los minutos, y se produjeron los cambios, el partido se rompió. El Rayo intentó mantener la uniformidad del equipo, pero el Athletic acumuló gente arriba y abajo, sin suerte, para alegría de una afición local que ya reclama la presencia en Primera de los suyos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información