Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Le pese a quien le pese: ridículo

  • El Barça, eliminado de la Copa del Rey
El Barça, eliminado de la Copa
Agencias - DC Agencias - DC

El Sevilla firmó su pase a cuartos de final de la Copa del Rey tras eliminar al vigente campeón, el FC Barcelona que, pese a ganar (0-1) en un encuentro vibrante, no pudo superar, por el valor doble de los goles en campo contrario, el 1-2 encajado en la ida, con lo que los sevillistas, que se medirán en cuartos al Deportivo de La Coruña, se convierten en los principales favoritos al título copero.

Guardiola, como había prometido, fue a por todas desde el inicio, con su once de gala, mientras Jiménez sorprendía al dejar en el banco a un hombre, Capel, que fue decisivo en la ida. Pero, a diferencia de lo ocurrido en sus últimas comparecencias caseras en Liga, los locales arrancaron bien metidos en el partido, con una clara apuesta ofensiva en busca del gol y con Navas como motor incansable por su banda.

Claro que el Barcelona, obligado como estaba a marcar dos goles, tampoco se quedaba de brazos cruzados, por mucho que su rival le cerrara bien los espacios. Con ello se entró en una dinámica de ida y vuelta, en la que la pregunta era quién se quedaría sin 'gasolina' primero. De hecho, la emoción subió enteros casi a la media hora de juego, cuando Ibrahimovic, solo ante Palop, tiró escorado, en la que sería la única acción reseñable del sueco en la primera mitad. La gran esperanza blaugrana, Messi, apareció a renglón seguido, con su primer tiro peligroso a puerta, bien atajado por Palop. Los culés lo intentaron en varias ocasiones, aunque el Sevilla, muy seguro atrás, alcanzaba el descanso metido en su campo, sí, pero con la ventaja intacta.

EL BARÇA, INOPERANTE ARRIBA

FICHA TÉCNICA

SEVILLA: Palop; Konko, Escudé, Dragutinovic, Fernando Navarro; Navas, Romaric (Cala, min. 90), Duscher (Lolo, min. 57), Adriano (Capel, min. 65), Renato y Negredo.

FC BARCELONA: Pinto; Alves (Pedrito, min. 80), Piqué, Puyol, Abidal; Busquets, Xavi, Iniesta; Messi, Henry e Ibrahimovic (Bojan, min. 80).

 

GOL: 0-1, Min. 64. Xavi.

 

ÁRBITRO: Clos Gómez. C. Aragonés. Amonestó a Duscher (min. 50), Lolo (min. 60), Navas (min. 68), Navarro (min. 80) y Romaric (min. 90) en el Sevilla y a Messi (min. 71 ), Henry (min. 93) y Piqué (min. 93) en el Barcelona.

ESTADIO: Ramón Sánchez Pizjuán. Unos 35.000 espectadores.

Como era lógico, el Barcelona buscó con ansia el 0-1 desde la primera jugada del segundo tiempo aunque el Sevilla, con el crono corriendo a su favor, se limitaba ahora a esperar atrás, economizando fuerzas para buscar la contra mortal. A punto estuvo de salirle mal el plan a los nervionenses, porque tan sólo una nueva intervención providencial de Palop --auténtico protagonista en blanquirrojo-- evitaba que un balón peinado por Ibrahimovic en el área pusiera el 0-1 en el luminoso.

Agobiaba por momentos la ofensiva del hexacampeón al Sevilla. Ahora era Iniesta quien, transformado en interior, se asomaba al gol tras dejar atrás a varios adversarios aunque falló en el último regate. Mientras, Jiménez refrescaba su medular con la entrada de Duscher por Lolo y, a renglón seguido Palop --siempre Palop-- evitaba el tanto, a hora a tiro de Henry.

EL SEVILLA, ENCERRADO ATRÁS EN LA SEGUNDA PARTE

Frente a un Sevilla inexistente arriba, la insistencia catalana merecía tener su premio y Xavi lo encontró, con un obús desde la frontal que, por una vez, Palop sólo pudo ver alojarse en su marco. Ahora el choque pintaba mal para los hispalenses y Jiménez tiró de Capel. Pero el Barça iba de verdad a muerte y Messi, que antes había desperdiciado un mano a mano, la estrellaba en el palo, sin que Ibrahimovic aprovechara el rechace. Despertó por un instante el Sevilla a falta de un cuarto de hora, pero entonces le tocó a Puyol salvar un gol cantado a disparo de Negredo tras pase de Capel. En el tramo final Guardiola quemó sus naves e hizo un doble cambio, con Bojan y el 'hombre-milagro', Pedrito, en el sitio de Alves e Ibrahimovic.

Todavía habría tiempo para que Palop aumentara sus méritos, con otra intervención de las suyas, ante un tiro raso de Messi. Pero, a la postre, todo fue inútil y el Barcelona, campeón de todo en el último año, volvió a saborear el amargo regusto de quedar apeado de una competición.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información