Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Málaga se complica la vida

  • Los andaluces fueron inferiores durante todo el partido
Getafe 2-1 Málaga
Bernardo Cabrera - EFE Bernardo Cabrera - EFE

La última jornada será muy diferente para ambos equipos. Los hombres de Míchel dependen de sí mismos para alcanzar la Liga Europa. En el otro lado, el Málaga vivirá un final de infarto. Tienen que ganar al Real Madrid.

El Getafe continúa soñando con jugar la próxima temporada en Europa después de ganar 2-1 al Málaga, que huele a Segunda División y deberá jugarse su futuro en Primera ante el Real Madrid en La Rosaleda.

Otra vez saltó al campo adormilado el Getafe, como si no tuviera ganas de sumar tres puntos indispensables para sus aspiraciones. No sirvió de nada la arenga del presidente Ángel Torres, que durante la semana cargó contra alguno de sus jugadores dando incluso nombres y apellidos. También llegó a decir que algunos de sus futbolistas estaban pensando en las vacaciones o en fichar por algún club de mayor entidad.

Y eso fue lo que pareció en los primeros 45 minutos, donde el Getafe mostró su peor cara. Apenas tuvo un par de ocasiones claras, y tuvo la suerte de que la pelota entrara en una de ellas. Lo hizo gracias a Roberto Soldado, que mandó a la red un pase de Jaime Gavilán. El delantero valenciano lleva ya 14 goles. Una cifra muy importante teniendo en cuenta que ha estado ausente casi dos meses por una lesión en la rodilla izquierda.

Ante el Málaga, Soldado de nuevo fue decisivo, como ante al Sporting. Pese a que acaba de salir de una lesión sostiene a su equipo arriba. Y eso que enfrente tenía a dos equipos peleones que se jugaban la vida. El último, el Málaga, saltó al terreno de juego algo más enchufado que su rival y pudo adelantarse en el marcador con un disparo al poste de tunecino Salim Benachour.

Sin dominador

Ficha técnica:

No hubo más por parte de los dos equipos antes del pitido hacia los vestuarios. El Málaga, pese a iniciar el choque con algo de carácter, tampoco había hecho demasiado para no pasar una jornada de infarto ante el Real Madrid el próximo fin de semana. El descenso, acecha en su cogote.

Por eso, salió más enchufado en la reanudación. A los pocos minutos, Antonio Orozco pudo poner las tablas en el marcador con un cabezazo desde dentro del área que mandó a las nubes. Fue casi el último cartucho que quemó el Málaga, porque el Getafe , como en muchos de sus días malos, despertó con un par de fogonazos.

El definitivo lo hizo Pedro León con un disparo desde fuera del área que se sacó de la chistera y que entró por la escuadra de Munua. Ahí se acabó todo. El equipo de Míchel se dedicó a guardar la ropa hasta el final y a punto estuvo de recibir un susto. Fernando marcó el 2-1 en el 92 y metió miedo al público del Coliseum. Al final se impuso la lógica de la clasificación.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información