Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Una campeona venida a menos

  • Tras el Mundial, se prevé una profunda renovación en el combinado francés con la llegada de Laurent Blanc
Los `bleus´ llegan a Sudáfrica tras una polémica repesca ante Irlanda
J.S. - Europa Press J.S. - Europa Press

Francia afrontará el Mundial de Sudáfrica como un serio examen, al que ha llegado con polémica y que pretenderá se convierta en la reválida para un combinado, cuya fortaleza está puesta en duda desde hace tiempo y que parece estar lejos del nivel que se le presume por los nombres que figuran en su plantilla.

Y es que los 'bleus' se clasificaron para la cita a través de una polémica repesca, donde la mano de Thierry Henry fue clave para lograr el pase en París ante la República de Irlanda, un rival que evidenció una vez más que la actual subcampeona del mundo no está nada fina, y a la que España minimizó ante su público (0-2). Sin embargo, su condición de campeona del mundo (1998) y su teórico potencial, hacen del combinado francés un enemigo siempre peligroso y muy competitivo. De hecho, en Alemania 2006, tras una mala primera fase, llegaron hasta la gran final dejando en el camino precisamente a España, a Brasil y a Portugal, tres potencias, hasta toparse en los penaltis con Italia.

Pero Francia ha dado más tumbos en la última década. Bajo el mando de Zinedine Zidane se coronó de forma consecutiva 'rey' mundial y continental (1998 y 2000), pero desde ahí, salvo la cita alemana, no ha habido buenas noticias de una selección con nombre, aunque con escaso fútbol. Y es que la marcha de 'Zizou' ha dejado sin ese punto de calidad a los galos, pese a la aparición de Frank Ribéry o Yoann Gourcuff, principales encargados de tomar la herencia del ex madridista, aunque queden figuras de la generación de éste como Henry o el renovado Anelka.

La Eurocopa de 2008 fue un fracaso

La actual subcampeona del mundo aumentó su fracaso en la Eurocopa de 2008, donde quedó encuadrado en un grupo 'mortal', y en la fase de clasificación para Sudáfrica, donde quedó relegada tras la Serbia de Radomir Antic. En la repesca, mostró su competitividad en Dublín, pero ante su público fue desbordada y sólo la acción ilegal de 'Titi' impidió el desastre, e incluso perdió su condición de cabeza de serie, no se sabe si por 'castigo' de la FIFA o por el ranking.

Los de Raymond Domenech apenas han variado su forma de juego en los últimos años y siguen contando con la fortaleza defensiva por encima de todo. En cambio, con poca creatividad en la creación, donde prima el físico, el gol fue una asignatura pendiente en la fase de clasificación con sólo 18 tantos en diez partidos De todos modos, Francia se presenta como la favorita para superar la primera ronda como primera de grupo. Tras ser apartada como cabeza de serie en el sorteo, la suerte se alió con los franceses, que quedaron encuadrados con la anfitriona Sudáfrica. México y Uruguay son los otros dos obstáculos, que deberá afrontar con seriedad sino quiere firmar un nuevo fracaso.

Ribery en el punto de mira

Bien es cierto que Francia tuvo que jugar sus últimos partidos sin el jugador que más creatividad posee, Frank Ribéry. El extremo del Bayern de Múnich, el 'deseado' por muchos clubes europeos, entre ellos el Real Madrid, pero que finalmente ha renovado por su equipo, es el jugador que aporta desborde, calidad y gol. No es Zidane, pero tiene otras cualidades muy destacables que le han situado en el primer plano del panorama internacional, del que, sin embargo, en esta campaña ha estado bastante alejado por culpa de las lesiones, de sus iniciales enfrentamientos con su técnico, Louis Van Gaal, y ahora por su supuesta implicación con prostitutas de lujo, el final, salvo magistral actuación en Sudáfrica, de una triste temporada a nivel personal.

Esto último, añadido a perderse la final de la Liga de Campeones por su innecesaria expulsión ante el Lyon, ha relegado en un segundo plano a un futbolista de calidad, con desborde y gol, y que afrontará el Mundial con la tranquilidad de tener su futuro futbolístico cerrado. Junto a él aparece Yoann Gourcuff, la 'perla' del Girondins de Burdeos, un centrocampista que posee talento, pero que aún está por ver si coge galones en una selección con 'pesos pesados' como el veterano Henry, del que siempre se espera lo mejor, o un Nicolás Anelka, que reverdece viejos laureles en los últimos años.

Cambio de seleccionador tras el Mundial

Sin embargo, el principal problema de los 'bleus' podría estar en el banquillo, donde la figura del díscolo Raymond Domenech no acaba a convencer a nadie. El técnico superó el fracaso de la Eurocopa de hace dos años y ahora espera convertir esta oportunidad en un nuevo éxito para Francia. El entrenador, de todos modos, no lo tendrá fácil porque su filosofía y su juego no acaba de convencer, además de sus continuos enfrentamientos con parte del vestuario, donde su estilo no ha cuajado.

Para el ex técnico del Lyon, al que pese a llegar a la final de hace cuatro años nunca ha ofrecido lo que prometía en las categorías inferiores de Francia, el torneo es también una seria prueba. Las críticas se han hecho cada vez más fuertes, incluso dentro de la propia Federación Francesa, y su caminar en el banquillo 'bleu', en el que pese a todo lleva seis años, llegará a su fin tras Sudáfrica después de que se haya llegado a un acuerdo con Laurent Blanc para tomar las riendas del equipo nacional.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información