Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Grecia, a repetir la campanada de 2004

  • Los campeones de la Eurocopa de 2004 buscarán reeditar un éxito del mismo calibre
Los helenos parten sin ninguna presión con el objetivo de dar la sorpresa
Bernardo Cabrera - EP Bernardo Cabrera - EP

La selección de Grecia, clasificada para el Mundial de Sudáfrica de 2010 tras superar en la repesca a Ucrania, buscará en su segundo periplo mundialista recuperar las sensaciones que le llevaron a la cima en el Europeo de Portugal de 2004, con un conjunto milimétrico en aptitud al de entonces.

El bloque griego, que actualmente ocupa el duodécimo puesto en la clasificación FIFA, vuelve a encomendarse a su gran mentor, el alemán Otto Rehhagel, para comandar a un buque que dejó de ser de segunda fila tras sorprender al mundo en la cita continental del 2004, el único éxito de renombre de un fútbol aún modesto.

Grecia apenas cuenta con presencias reseñables en las Copas del Mundo y llevaba 16 años sin estar en una. En los Estados Unidos, los griegos se marcharon del torneo, donde compartieron también grupo con Argentina y Nigeria, sin estrenar sus casilleros de puntos ni de goles. Su futuro en Sudáfrica pasará principalmente por sus dos primeros partidos, ante Corea del Sur y las 'Super Águilas', ya que cierra ante la 'albiceleste'.

Sin embargo, con un país sumido en una profunda crisis económica, el combinado heleno apela a los Dioses y al espíritu que les llevó al éxito en Portugal, y que ha vuelto a quedar reflejada en la fase de clasificación, en la que el hermético juego aleccionado por Rehhagel les ha permitido volver a disfrutar de éxitos.

El balance de los griegos en esta ronda preliminar se resolvió con 20 puntos -siete triunfos, tres empates y únicamente dos derrotas-, y con un balance goleador de 21 goles a favor frente a los 10 encajados, lo que marca la apuesta clara de este equipo, donde el defender es la base del éxito, la que puso en liza ante Ucrania y que le volvió a dar un resultado magnífico, haciendo valer al máximo el tanto de Dimitrios Salpingidis en la ida.

GEKAS, EL GOLEADOR.

Parte del éxito del meticuloso orden griego se debe al acierto de cara a portería de su delantero titular Theofanis Gekas, que se erigió como el máximo anotador de la fase previa en la clasificación de la zona europea con diez dianas de nueve envites, destacando sus cuatro aciertos en el triunfo (5-2) frente a Letonia.

El 'pichichi' continental, que llega a la cita tras vivir el drama del descenso del Hertha de Berlín y de fichar por el Eintracht, es la principal referencia para un combinado veterano con carencias en la parte delantera, aportando sobre todo sus buenos movimientos dentro del área que han hecho incluso que se le compare con un atacante tan reconocido como el 'Torpedo' Mueller. Sin embargo, le falta velocidad y más físico, pese a que soñaba en su niñez con ser luchador.

El gol siempre fue su asignatura favorita desde sus inicios en el fútbol griego, del que dio el salto a la Bundesliga alemana, donde se ha curtido en sus dotes goleadoras, siendo incluso el máximo goleador en su primer año en el Bochum en 2006-2007 con 20 tantos. Sin embargo, desde ahí bajó sus promedios anotadores

Junto a él, Rehhagel seguirá contando con la 'vieja guardia' formado por Angelos Charisteas, el capitán Georgios Karagounis y Konstantinos Katsuranis, claves hace seis años, y con el talento del joven Sotiris Ninis, de 20 años, en la medular.

REHHAGEL, LA VETERANÍA Y EL CARÁCTER ALEMÁN.

La nave griega sigue en manos de todo un 'viejo zorro' como el alemán Otto Rehhagel, que aporta toda la experiencia que le dan sus 71 años, más de 30 en los banquillos, y su carácter germano, que ha imprimido a su combinado, al que ya conoce perfectamente tras nueve años en el cargo.

Reconocido en su país como uno de los mejores entrenadores de Alemania, Rehhagel ha sabido sacar el mayor partido posible a sus internacionales y sus cualidades, lejanas por ejemplo a las de los jugadores que tuvo a sus órdenes en el Werder Bremen en la década de los 80, donde el fútbol alegre y ofensivo eran las premisas.

Sin embargo, pese a su veteranía, el preparador alemán hará su debut en un Mundial, después de no haber logrado clasificar a Grecia para Alemania 2006. Este fracaso tras ser campeones continentales y su temprana eliminación en la defensa del título europeo en Austria y Suiza, provocaron grandes críticas, que resistió para devolver a los griegos a una cita mundialista.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información