Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Fuerza y juventud en su segundo Mundial

  • Está encuadrado en el grupo B junto a Alemania, Australia y Serbia
Las bajas, entre las que se incluye Essien, lastran el potencial del equipo ghanés
J.S. - Europa Press J.S. - Europa Press

La selección de Ghana, primer país africano clasificado para el Mundial de Sudáfrica, alcanzó su primera fase final de la Copa Mundial de la FIFA de su historia en Alemania 2006, pese a haber sido durante mucho tiempo una potencia hegemónica en los escenarios africanos y ahora, en su segunda experiencia, quiere transmitir y mejorar las buenas sensaciones ofrecidas hace cuatro años.

El equipo africano logró la clasificación como líder de su grupo tras vencer cuatro de los seis partidos disputados, cosechando un empate y una derrota ante Benín. A pesar de haber logrado nueve goles en seis partidos, la selección entrenada por Claude Le Roy sustentó su clasificación en la defensa al ser la segunda selección africana con menos goles encajados.

De todos modos, las 'Estrellas Negras' llegarán a la fase final del Mundial con un nuevo técnico tras la renuncia del francés, confiando la responsabilidad de su banquillo al serbio Milovan Rajevac, quien ha apostado por algunos de los jugadores que lograron ser campeones del mundo sub-20. Ghana, un vivero de éxitos en categorías inferiores, debutó hace cuatro años en el Mundial sorprendiendo a todos y arrollando en su paso por la fase de grupos a la República Checa y a los Estados Unidos, aunque cayeron eliminados en los octavos a manos de Brasil.

Así, Ghana medirá su potencia física con el combinado europeo por excelencia en este aspecto, Alemania, mientras que tendrá que sobrevivir a la mezcla de competitividad y talento de Serbia, y la rocosa Australia. La experiencia de 2006 debe ayudar y el debut ante los de Antic puede marcar su futuro. Además, la selección ghanesa se ha encontrado con problemas en forma de lesiones, que han hecho caer en el pesimismo a su técnico, que ha visto como su mejor hombre, Michael Essien, caía en la Copa África y acude justo, y tampoco tiene en su mejor estado al capitán Stephen Appiah y al defensa John Mensah, lastrado por sus problemas de espalda que le causan numerosos percances musculares. Sin embargo, sin su concurso, Ghana logró finalizar subcampeona africana, gracias a los jóvenes que Rajevac introdujo en el equipo para que adquirieran experiencia tras proclamarse campeones del mundo sub-20 en Egipto. Igualmente, aún hay jugadores veteranos como Sulley Muntari o el delantero Asamoah Gyan.

Orden y juventud para derribar la barrera de octavos

Con la marcha de Claude Le Roy tras un relativamente decepcionante tercer puesto en la Copa de África 2008, donde los ghaneses eran los anfitriones, Milovan Rajevac se hizo cargo de la dirección técnica del combinado africano en agosto de ese mismo año, siguiendo los pasos de su compatriota Ratomir Dujkovic, el encargado de dirigir a Ghana en el Mundial de Alemania 2006. El preparador serbio, un ex defensa que desarrolló toda su carrera de jugador en la antigua Yugoslavia, venía precedido por un breve paso por el banquillo del Estrella Roja de Belgrado y por haber conducido al FK Borac serbio, un eterno modesto, a una competición europea por primera vez en su historia.

Su preferencia por la organización, por el control defensivo, le valió críticas en un fútbol que intenta privilegiar la estética. Sin embargo, el segundo puesto logrado en la última Copa de África le dio alas para reafirmarse en ese camino. Ghana es una selección a la que hbrá que tener en cuenta en el próximo Mundial de Sudáfrica.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información