Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Costa de Marfil no le tiene miedo al 'grupo de la muerte'

  • Los africanos podrían encontrarse con España en octavos
Los africanos podrían encontrarse con España en octavos
Jaime de Carlos - EP Jaime de Carlos - EP

La selección de Costa Marfil afronta su segunda participación mundialista con la ilusión de convertirse en la gran animadora del torneo, toda vez que la suerte del bombo volvió a serle esquiva y de nuevo le situó en un 'grupo de la muerte' que tendrá que compartir con Portugal y Brasil.

A pesar de su discreto papel en la última Copa de África, Costa de Marfil llega al primer mundial en territorio africano como la gran esperanza del 'continente negro', pese a que su competitividad se resiente en las grandes citas. Ahora con un experto en el banquillo como el sueco Sven-Goran Eriksson, esperan revertir esta sensación y dar realidad a la siempre esperada eclosión del emergente fútbol africano.

Los 'Elefantes' vivieron su primer contacto con un Mundial hace cuatro años en Alemania, donde la mala suerte les situó también en el grupo más duro junto con Holanda, Argentina y Serbia y Montenegro. Tras sendas derrotas contra 'oranges' y albicelestes, los africanos se despidieron de la cita, aunque antes se dieron una pequeña alegría batiendo al conjunto balcánico.

De aquella experiencia espera aprender un grupo de jugadores que se ha confirmado como el mejor de África. El periplo en la fase de clasificación confirma estas buenas perspectivas con fríos datos: ocho victorias y cuatro empates en doce encuentros, con 29 goles a favor y seis en contra.

Pese a este dominio, la selección marfileña todavía no ha reinado en su propio continente, ya que se proclamó subcampeona en Egipto de la Copa Africana de Naciones 2006, cuya final perdieron frente a la nación anfitriona por penaltis, y en 2008 cayeron en semifinales.

Más dramática fue la derrota de este año en los cuartos de final del torneo africano. Por su forma, recibiendo dos goles de Argelia en el descuento, y por sus consecuencias, ya que la decepción le costó a Vahid Halilhodzic el puesto de seleccionador, a pesar de la brillante fase de clasificación firmada bajo su mando.

Drogba es el alma de la selección marfileña

Uno de los principales avales con que cuenta Costa de Marfil para erigirse como una de las candidatas a dar la sorpresa en Sudáfrica es su nómina de estrellas, entre las que se encuentran jugadores de relevancia Europa y algunos de primer nivel como Didier Drogba, capitán del equipo y uno de los puntas más efectivos del planeta.

El delantero del Chelsea, a pesar de sus 32 años, ha realizado con los 'blues' la que quizás haya sido la mejor temporada de su carrera. Con 29 tantos en la 'Premier', ha concluido el curso como el 'pichichi' de la competición inglesa, firmando su campaña más prolífica en cuanto a acierto de cara a puerta se refiere.

'Didi', un portento físico capaz de pelear contra las defensas más duras y que por momentos se le comparó con Ronaldo, sabe que es su momento y que las esperanzas de su selección están puestas en él. En el que será su segundo Mundial tratará de seguir haciendo gala de su fuerza e infalible 'olfato' goleador.

Así, Drogba espera repetir, ahora con Costa de Marfil, un éxito similar al cosechado este año con el Chelsea, donde sus actuaciones han resultados fundamentales para el doblete conseguido por los de Carlo Ancelotti.

Junto al atacante, los 'Elefantes' cuentan con un portero de ciertas garantías como Boubacar Barry y una buena línea defensiva con Kolo Touré (Manchester City) o Emmanuel Eboué (Arsenal). El hermano del primero, el azulgrana Touré Yaya, y el sevillista Didier Zokora, ponen mucho físico y músculo para suministrar balones a los de arriba, donde aparecen nombres peligrosos como Salomon Kalou (Chelsea) o el diminuto Bakari Koné.

Una nueva oportunidad para Eriksson

Para acometer su segunda participación en un Mundial, Costa de Marfil contrató hace dos meses a un técnico de renombre, Sven-Goran Eriksson. Las dudas despertadas por Halilhodzic durante la última Copa de África llevaron a los 'Elefantes' a depositar sus esperanzas en manos del sueco, hasta entonces director deportivo de un equipo de la cuarta división inglesa.

El de Sudáfrica será su regreso a un Campeonato del Mundo después de su mala experiencia en Alemania 2006. Y es que, como seleccionador de Inglaterra, los 'pross' firmaron una fase de grupos muy discreta y, después de superar por la mínima a Ecuador en octavos de final, cedieron en cuartos contra la Portugal de Scolari, el mismo técnico que le apeó en los cuartos de final de Corea y Japón dirigiendo a Brasil.

En principio, todo parecía indicar que el técnico sueco acudiría a Sudáfrica como seleccionador mexicano, pero su carácter y sus ideas no cuajaron en la 'Tri', de la que fue destituido. La llamada de los 'Elefantes' debe servirle ahora de revancha.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información