Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Brasil y Portugal aburren a las ovejas

  • Partido soporífero entre dos selecciones que cumplieron el objetivo de clasificarse para los octavos de final
Brasil 0 - 0 Portugal
Agencias - DC Agencias - DC

Las selecciones de Brasil y Portugal sellaron su pase a los octavos de final del Mundial de Sudáfrica con un empate insulso (0-0) marcado por el conformismo de ambos equipos, que decepcionaron en el partido más esperado de toda la primera fase del Mundial.

Conscientes de que disputaban el último encuentro no definitivo del Mundial, ambos equipos salieron rebajados desde la alineación, los brasileños sin el sancionado Kaká, Robinho ni Elano y los portugueses sin Hugo Almeida, Liedson, Simao ni el mermado Deco. En el bando luso, el dibujo de Carlos Queiroz, con el reaparecido Pepe como mediocentro defensivo, convirtió a Cristiano Ronaldo en un solitario naúfrago al ataque. El seleccionador portugués regaló sin reparos la posesión a la 'canarinha', que respondió trasladando el balón a la derecha para que Maicon y Dani Alves dieran rienda suelta a sus diabluras. El lateral azulgrana, habitualmente suplente con su selección, exhibió ganas y sacó el primer tiro peligroso del choque (min.5).

Con Cristiano peleando frente a molinos de viento, Brasil controló cómodamente el partido a la espera de madurar el primer gol y sólo lo impidió una mano milagrosa de Eduardo a la media hora, cuando Luis Fabiano puso un centro venenoso que Nilmar remató defectuosamente. Los reflejos del portero rival y el larguero se aliaron para un escupir un remate que ya cantaba el Estadio de Durban. Después le tocó el turno al delantero del Sevilla, pero su remate picado de cabeza se marchó fuera (min.39) mientras el partido languidecía en el carrusel de tarascadas protagonizado por los mediocentros de ambos equipos. Dunga no aguantó más el despliegue violento de Felipe Melo y le sustituyó por Josué justo antes del descanso.

EMPATE, Y TODOS CONTENTOS

FICHA TÉCNICA

PORTUGAL: Eduardo; Ricardo Costa, Bruno Alves, Ricardo Carvalho, Fabio Coentrao; Raúl Meireles (Veloso, min.84), Pepe (Pedro Mendes, min.64), Tiago, Duda (Simao, min.54); Cristiano Ronaldo y Danny.

BRASIL: Julio Cesar; Maicon, Lucio, Juan, Michel Bastos; Felipe Melo (Josué, min.44), Gilberto Silva, Dani Alves, Julio Baptista (Ramires, min.82); Nilmar y Luis Fabiano (Grafite, min.85).

ÁRBITRO: Benito Archundia (MEX) Amonestó a Duda (min.25), Tiago (min.31), Pepe (min.40) y Coentrao (min.45) por parte de Portugal; y a Luis Fabiano (min.15), Juan (min.25) y Felipe Melo (min.43) por parte de Brasil.

ESTADIO: Durban.

Queiroz intuyó que el partido se descascarillaría con un gol y a los diez minutos de la reanudación dio entrada a Simao. Portugal ganó profundidad, niveló el partido y descubrió que al otro lado del campo también había una portería. Una cabalgada enorme de Cristiano frente a tres defensas desembocó en un confuso pase de la muerte que Meireles no pudo aprovechar por la gran parada de Julio César (min.60).

Con media hora por delante, el equipo luso, con la clasificación asegurada porque Costa de Marfil no goleaba a los norcoreanos, parecía poner a prueba la candidatura mundialista de Brasil, a la que le valía un punto para asegurar el primer puesto del Grupo G. Sin embargo, el esfuerzo portugués apenas duró diez minutos, no se prolongó más allá de los lanzamientos lejanos y desviados de Cristiano Ronaldo.

Portugal empezó a conformarse con un resultado que gustaba a Brasil desde el principio, así que la falta de fútbol caracterizó la recta final del choque, quizá el más esperado de toda la primera fase del Mundial. Pero tanta expectación solo se tradujo en decepción futbolística, silbidos del público y dos billetes lusoparlantes para octavos de final.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información