Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Seúl amenazó con suspender el primer partido de la gira asiática del Barcelona

  • La organización consideraba que les estaban tomando el pelo al conocer que, en principio, Messi no jugaría, según China Daily.
Se consideran engañados
I.L I.L

El Barcelona ha pinchado en hueso en su gira asiática. Los catalanes pensaban que podían engañar a los periodistas y aficionados de Corea y China, sin embargo, les ha salido el tiro por la culata ya que se han destapado varias campañas con comentarios sangrantes hacia el cuadro culé.

El primero en desenmascarar al Barcelona y sus intereses en la gira asiática fue Wang Wen, presidente de la Asociación de Aficionados al Fútbol de Pekín. Éste definió la presencia del equipo catalán en China de forma muy clara: “Ya no es raro que los equipos famosos vengan a la ciudad y los fans han perdido interés en estos partidos. Saben que son muy comerciales y los jugadores no se los toman en serio”, dijo. Razón no le falta, pues en el partido disputado por el equipo de Guardiola el pasado domingo no hubo más que un tercio de entrada en el estadio. Una cifra paupérrima.

Sin embargo, la cosa no quedó sólo en eso. Según publicó el diario China Daily, Seúl amenazó al Barcelona con suspender el primer partido de la gira si Messi no jugaba. El argentino acabó apareciendo de forma testimonial (jugó 16 minutos en contra de la opinión de Guardiola), sin embargo, evitó que el escándalo invadiera al cuadro catalán por tratar de engañar a los organizadores y aficionados. Las críticas al Barcelona, por tanto, no han parado de aparecer en los últimos días. El propio China Daily habló de una mala actitud del Barcelona: “Acudir a Asia intentando lograr tanta adulación como dinero con el menor esfuerzo posible es difícilmente la actitud de un club que se tiene en tan alta consideración”. El cierre de la definición del club culé para los chinos no tiene desperdicio: “Los equipos europeos deben dejar de tratar a los asiáticos como bolsillos con piernas. Pedir millonadas por venir y aparecer con un equipo de reservas no les va a granjear simpatías entre una afición cada vez más inteligente y escéptica”, sentencia el artículo ¿Volverá el Barcelona a Asia tras este rapapolvo? Por ética, al menos, no debería.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información