Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Guardiola empieza a caer mal en Barcelona

  • Los profesionales de la información le recriminan su poco tacto a la hora de cerrar los entrenamientos del club.
Le recriminan sus decisiones
Defensa Central - Agencias Defensa Central - Agencias

Después de la comparecencia en sala de prensa de Pep Guardiola, la casi totalidad del colectivo de informadores gráficos que cubre la información del Barcelona, ha entrenado una carta al entrenador azulgrana, en la que se expresa su queja por las limitaciones que están teniendo para desarrollar su actividad profesional.

El problema se debe a que esta temporada el cuerpo técnico del Barcelona ha decidido cerrar la casi totalidad de los entrenamientos a los periodistas, que la sala de prensa de la Ciudad Deportiva se ha trasladado de ubicación y que los futbolistas del primer equipo han dado el visto bueno para alejar a los periodistas de su entorno.

Tanto es así que incluso se ha privado a los medios audiovisuales de poder captar imágenes de los futbolistas cuando salen del vestuario y se encaminan a sus coches, y no se permite al resto de informadores acercarse a los profesionales.

Los profesionales le han recriminado a Guardiola su comportamiento en una carta:

La carta traslada a Guardiola "la creciente preocupación" por el nulo margen de que disponen los fotoperiodistas para captar imágenes de los entrenamientos, ya que éstos, excepto uno hace unos días, han sido vetados a la prensa.

"A pesar de que no tenían ningún valor informativo (los entrenamientos), producían unas imágenes con las cuales cubríamos parte de nuestra jornada laboral y llenamos un buen espacio dedicado a la información del Barça en nuestros diarios", puntualiza el escrito.

"Sabemos que desde su posición como máximo responsable del cuerpo técnico tiene todo el derecho a blindar las sesiones preparatorias y que, aunque desconozcamos la razón auténtica para adoptar esta decisión, la respetamos", puntualiza.

Recuerdan los informadores que desde la época de Johan Cruyff (1988-96) hasta Frank Rijkaard (2003-2008) "han pasado muchos entrenadores y aunque hayan tenido éxitos y fracasos deportivos, nunca nos habían apartado de forma tan drástica de los jugadores".

Los fotógrafos recuerdan que "en los últimos meses, muchos de nuestros compañeros han perdido sus puestos de trabajo debido a la crisis, por jubilaciones anticipadas y despidos. Siempre hemos estado al lado del club cuando nos lo ha pedido. Hemos cedido imágenes a su archivo, exposiciones, asociaciones de veteranos, peñas, jugadores y directivas".

"A diferencia de lo que pasa en Inglaterra, Alemania o Madrid, nosotros siempre hemos respetado al máximo la intimidad personal de los jugadores e incluso cuando han llegado a las redacciones fotografías de jugadores hechas por aficionados en ámbitos fuera de lo exclusivamente deportivo, las hemos censurado", añade el escrito.

"Nosotros no leemos labios ni nos interesa hacerlo", finaliza el escrito en referencia a alguna polémica que se ha generado en el vestuario barcelonista por imágenes proyectadas en canales de televisión. Un problema más para el Barça y todos los profesionales que cubren su información.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información