Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sin gasolina

  • Barcelona 2 - 0 Copenhague
Barcelona 2 - 0 Copenhague
Agencias - DC Agencias - DC

El FC Barcelona ha conseguido una importantísima victoria ante el Copenhague (2-0) con la que ha conseguido el liderato en el grupo, con la primera vuelta cerrada, en un encuentro bueno para los de Guardiola pero que, en otra muestra más del gafe que persigue a los delanteros culés, pudo complicarse al no saber cerrar antes el partido.

Fue más de lo mismo. De nuevo, el Barcelona dominó casi de principio a fin, proclamándose amo y señor del balón. Pero, pese al buen juego, las combinaciones a uno o dos toques y el excelente posicionamiento dentro del campo, los goles siguen sin llegar con la asiduidad y facilidad de antaño. De hecho, sí llegaron, pero estuvieron bien anulados. Hasta en tres ocasiones privó el árbitro de celebrar más goles y, los dos primeros, obra de Messi y Villa, fueron de muy buena factura, aunque ilegales. El asturiano, ya casi desesperado, envió un balón al larguero que alarga su relación de amor-odio con el gol.

Guardiola optó por repetir la táctica del pasado sábado contra el Valencia, que tan bien funcionó. Así, dos líneas de cuatro con Messi y el 'Guaje' en punta sirvieron para que, con la movilidad de éstos, se abrieron los pocos espacios que dejaban unos daneses muy bien situados. Cierto es que no atacaron demasiado, pero hicieron un buen partido y se negaron a aparcar el autocar detrás. Pero en el engranaje blaugrana, estando Xavi en el banquillo para no forzar sus tendones de Aquiles, es clave la figura de Andrés Iniesta. El canterano de Fuentealbilla estuvo inmenso, mágico, moviendo por él y por todos el balón y creando espacios de la nada. Pero, para que no se diga que no es efectivo, decidió dar una asistencia a Messi, en la frontal del área, para que la 'Pulga' fusilara.

Fue el 1-0, vestigio de más goles por el juego desplegado, si bien lejos de la realidad. Eso sí, el del argentino fue un golazo, y es que lanzó un misil directo a la red, enganchado al palo derecho de un Wiland que no pudo hacer más que mirar al cielo tras recoger el balón de su portería. En la segunda parte, en asociación con Messi, más retrasado, Iniesta fue el encargado de intentar poner el 2-0 en el marcador, aunque Wiland paró bastante y el Barça siguió perdonando en demasía. Y es que, tras la reanudación, el Copenhague dio los primeros avisos. Nada serio, y Pinto siguió sin usar los guantes, pero alteró el guión de la primera parte. Por ello, el Barça volvió a coger el balón y a no dejar que los daneses lo olieran.

FICHA TÉCNICA

FC BARCELONA: Pinto; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Iniesta (Keita, min.89), Mascherano, Busquets, Maxwell (Pedro, min.73); Messi y Villa (Xavi, min.73).

COPENHAGUE: Wiland; Pospech, Zanka, Antonsson, Wendt (Larsson, min.89); Vingaard (Bolaños, min.62), Kvist, Claudemir, Gronkjaer; Santin (Zohore, min.74); y N'doye.

GOLES: 1-0. Min.19, Messi. 2-0. Min.92, Messi.

ÁRBITRO: Stéphane Lannoy (FRA). Amonestó a Iniesta (min.81) en el Barcelona y a N'doye (min.60) y Pospech (min.67) en el Copenhague.

ESTADIO: Camp Nou, 75.852 espectadores.

Los daneses pudieron empatar

Con este panorama, el público empezó a encogerse cada vez que el Copenhague enviaba balones largos hacia el área de Pinto, y es que fueron peligrosos al contraataque. Con N'doye y Santin muy rápidos arriba, y Gronkjaer tirando de experiencia en búsqueda del pase preciso, en más de una ocasión perdieron su espalda los zagueros blaugrana. Precisamente, N'doye tuvo la mejor ocasión del Copenhague en un fuerte disparó que se estrelló en el larguero blaugrana. El técnico blaugrana, Josep Guardiola, andaba intranquilo por el área técnica y decidió mover ficha. Xavi, que aguantó bien los minutos, y Pedro, salieron al terreno de juego para oxigenar al Barça e intentar, respectivamente, buscar el pase y el gol que esta noche parecía imposible.

No fueron un revulsivo muy grande, pero por lo menos lo intentaron y sacaron momentáneamente al Barça de un 'bajón' físico y de atención que últimamente aparece demasiado. En los cinco últimos minutos, una serie de errores inexplicables a punto estuvieron de poner el empate en el electrónico. Kvist, capitán danés, casi sorprendió a Pinto en un tiro muy lejano que el andaluz tuvo que desviar a córner. También la tuvo Alves para el 2-0, con el segundo disparo al palo para los blaugrana, pero el gol es cosa de Leo Messi. En el descuento, y cuando parecía que la afición blaugrana tendría que sufrir hasta el final, el argentino apareció para cerrar el partido con su segunda tanto en la cuenta particular, el cuarto ya en lo que llevamos de Liga de Campeones. Buen partido, sobre todo en la primera parte, de un Barcelona que deberá volver a aprender a cerrar antes los partidos.

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información