Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El doble rasero de Gerard Piqué

  • Lleva 6 tarjetas amarillas y 1 roja en 10 partidos de Liga
El cagómetro, a tope en Barcelona
Redacción Redacción

Es una pena que Gerard Piqué Bernabéu, un gran central en la selección española, se deje influenciar por el contexto barcelonista y haga declaraciones tan desafortunadas como inciertas como las que ha proferido sobre los árbitros y el Real Madrid en una entrevista para un medio barcelonista.

Quedan 18 días para que se juegue el Clásico entre Barça y Real Madrid, y los tambores de guerra empiezan a retumbar en Barcelona, ávidos de enfrentarse al que hasta hoy está demostrando ser el mejor equipo: el Real Madrid. Las aguas comienzan a agitarse y como casi siempre, los culés buscan una excusa, la primera y la más sencilla:los árbitros. Tras años de denuncias sobre 'villaratos' tan claros como los de la semifinal ante el Chelsea o algunos derbis con el Espanyol, esta temporada ha aparecido la réplica en sentido inverso.

Y a Gerard Piqué, de quien se supone que tiene que dar ejemplo a los futuros futbolistas, no se le caen los anillos por apoyar la misma cantinela de siempre sobre los colegiados y el RM: "Entre Madrid y Barça hay una gran diferencia a favor del Madrid. Siempre le ayudan más"

"Dentro de la Liga, el Madrid y el Barça son los equipos más favorecidos por los errores arbitrales porque hay mucha presión hacia los árbitros. Pero entre Madrid y Barça hay una gran diferencia a favor del Madrid. Siempre le ayudan más. Todo se centra en Madrid, allí hay una gran presión, no hace falta ni decirlo, es algo que ya se sabe. Pero habrá que luchar contra todas estas adversidades".

Piqué es de la opinión del bueno de Laporta, es decir, que cree que existe una caverna mediática. "A la que un árbitro se equivoque una sola vez a favor nuestro, desde Madrid se encargarán de darle la vuelta a la situación y ponernos a nosotros otra vez como los grandes favorecidos por los árbitros", alega.

Sobra decir que está muy equivocado. Sin embargo, y centrándonos en esta temporada, hay que decir en su 'favor' que le han sacado seis tarjetas amarillas y una roja en apenas 10 partidos de Liga. Y encima es capaz de decir que "no soy un jugador violento. El problema es que no sé qué pasa este año. He visto un reportaje en Barça TV sobre mis tarjetas y hay varias que no lo son".

Alguien llamaría a esto la excusa del perdedor...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información