Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Nadal ya tiene quien le haga sombra

  • Novak Djokovic le ganó el Masters 1000 de Miami tras una ajustada final
Novak Djokovic le ganó el Masters 1000 de Miami tras una ajustada final
E.P. - J.C. E.P. - J.C.

El tenista serbio número dos del mundo, Novak Djokovic, se ha adjudicado el torneo de Miami, segundo Masters 1000 de la temporada, tras vencer en la final (6-4, 3-6 y 6-7(4)) al español Rafael Nadal, con lo que prolonga su racha de victorias consecutivas, 26, logra su segundo trono en la ciudad de Florida, y suma su cuarto título del curso.

El de Manacor vuelve a caer ante el serbio como hiciese hace dos semanas en la final de Indian Wells, y, además, sigue sin salir campeón de Miami. Por su parte, Djokovic, que se muestra imparable, consigue su séptimo Masters Series y logra la tercera victoria consecutiva en los grandes de la temporada, además del cetro que levantó en Dubai.

El primer set se desarrolló de manera extraña. Djokovic inició más metido en el duelo que Nadal, serio con el saque y su derecha. Sin embargo, el español, que se aprovechó de la energía de un bonito punto a favor, fue quien logró, en el siguiente, el primer 'break' del encuentro (2-1), el primero en contra del serbio en todo el torneo.

El número dos del mundo sufrió, en el marcador y en su juego, esa primera rotura, ya que, a las primeras de cambio, Nadal se ponía por delante. Sin realizar un gran despliegue, el español lograba el control del primer acto y 'Nole', algo tocado mentalmente, volvía a perder su saque en su turno (4-1).

Quizá pensando ya en el segundo set, Djokovic fue mejorando su juego e incluso apretó el marcador de la manga con un 'break' en el octavo juego. Nadal dio emoción al final cuando pudo haber matado el set, pero se lo llevó finalmente (6-4) en el despertar del serbio, que advertía de lo que vendría a continuación.

En el siguiente set 'Nole' confirmó la mejora de su juego muy pronto, aprovechando que Nadal seguía sin estar a su mejor nivel. El tenista español sufría un 'break' en su primer saque, lo que resucitó al rival. El serbio recuperó el recital de golpes, dejadas y derechas, además de un saque más efectivo que el del español, y una importante disminución en sus errores no forzados, ninguno.

El serbio, en una gran forma

Siguiendo en este camino, el del hombre de las 26 victorias consecutivas, el mejor tenista en 2011, Djokovic se defendió y atacó con garra para lograr igualar el partido con un 6-3 en el segundo set. Por su parte, un Nadal irregular se limitaba a desgastar en lo posible al serbio, pensando ya en el desenlace final del tercer set, en el intenso calor de Miami.

En el tercer set se vio por fin a los dos mejores tenistas del momento, un duelo destinado al 'tie-break'. Ambos se tantearon y controlaron su saque para no cometer errores. Los aparentes nervios del serbio hacían presagiar la victoria del español, siempre fuerte mentalmente en los momentos difíciles. 

Sin embargo, el 'tie-break' fue la pasarela del serbio. Con duras derechas, 'Nole' se defendió de los ataques de Nadal, que cometió una fatídica doble falta en el quinto punto de la muerte súbita.  De esta forma, Nadal vio como su rival cogía una ventaja insalvable contra un inspirado Djokovic, que se queda este año a una victoria de las conseguidas por Ivan Lendl en 1986. Ese récord podría igualarlo en el Masters de Montecarlo, próximo torneo en el que está inscrito, ya que esta semana descansa. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información