Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Subidón zaragozano antes del Bernabéu

  • Los de Javier Aguirre cogen un poco de aire con este triunfo
Zaragoza 1- 0 Almería
E.P. - J.C. E.P. - J.C.

El Real Zaragoza ha logrado un triunfo tan importante como agónico frente al Almería (1-0) en el partido que cerraba la jornada 33 de la Liga BBVA, una auténtica guerra de nervios en La Romareda, donde se respiró en todo momento el miedo a un descenso de categoría que parece destino inevitable para los andaluces.

Diego Alves comenzó su recital al cuarto de hora, con una fotogénica estirada para desviar un tiro de Braulio que se colaba en la portería. El equipo visitante respondió en uno de sus escaso acercamientos con una fina vaselina de Ulloa que se marchó alta, justo antes de que el Zaragoza se estrellara por primera vez con el poste con una triple ocasión en una jugada embarullada y sin premio.

Consiente de lo que había en juego, el Zaragoza salió en tromba en la segunda parte y avisó con una volea de Ander Herrera. Fueron 25 minutos de presión asfixiante hasta que llegó el tanto. Bertolo estrelló un disparo en la madera, Sinama le emuló en un balón rechazado y, cuando parecían que los postes se estaban divirtiendo con el Zaragoza, llegó la redención.

FICHA TÉCNICA:

1 - ZARAGOZA: Doblas, Diogo, Da Silva, Jarosik, Paredes, Ponzio, Ander, Gabi, Boutahar (Lafita, min.53), Bertolo (N'Daw, mín.76) y Braulio (Sinama, min.61).

0 - ALMERÍA: Diego Alves, Michel, Pellerano, Carlos García, Luna, Juanito (Uche, min.71), Bernardello (Mbami, min.61); Crusat, Corona, Piatti y Ulloa (Ortiz, min.55).

GOL: 1-0, min. 70, Diego Alves (propia puerta).

ÁRBITRO: Muñiz Fernández (C. Asturiano). Expulsó a Ander Herrera (min.90) y amonestó a Lafita (min.82), Diogo (min.90) por parte del Zaragoza; y a Carlos García (min.19), Ulloa (min.25), Ortiz (min.64) y Pellerano (min.82) en el bando visitante.

ESTADIO: La Romareda. 25.000 espectadores.

Corrían el minuto 70 cuando se produjo la jugada inesperada que desequilibró el choque. Gabi se sacó un disparo duro y raso que volvió a chocar con la madera por cuarta vez en la noche, pero esta vez el destino sonrió a los locales, ya que el balón rebotó en la espalda de Alves y se coló en la portería.

El tanto metió miedo al equipo local y espoleó al visitante, sin más remedio que lanzarse al ataque. Por quinta vez una pelota se estrelló en la madera, pero esta vez le tocó a los andaluces. Carlos García cabeceó a bocajarro, Doblas se la sacó de encima y el balón impactó en el larguero.

El sufrimiento de la grada local fue total cuando el partido agonizaba y Da Silva exhibió su velocidad para salvar el empate, sacando bajo palos un balón picado de Piatti que había superado a Doblas. El equipo maño, que acabó con diez por expulsión de Ander Herrera, aguantó hasta el final, salió de la zona caliente de la clasificación y condenó al Almería a un descenso casi seguro.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información