Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Djokovic se llevó la final de madridistas

  • El tenista serbio se hizo con el Masters 1000 de Madrid al superar a Rafa Nadal
El tenista serbio se hizo con el Masters 1000 de Madrid al superar a Rafa Nadal
E.P. - J.C. E.P. - J.C.

El tenista serbio Novak Djokovic ha prorrogado su racha de victorias hasta las 34 consecutivas (32 este curso) al apuntarse el triunfo final en el Mutua Madrid Open, doblegando al número uno del mundo, el español Rafa Nadal, en dos sets.

El balcánico presentó su candidatura al liderato de la ATP al imponerse por 7-5 y 6-4, en su primera victoria sobre tierra batida tras diez encuentros en dicha superficie ante el manacorí, que no pudo revalidar título.

Con esta victoria, el de Belgrado conquistó el vigesimocuarto título de su carrera y su octavo Masters 1.000, encadenando su tercera victoria consecutiva ante Nadal después de las de Indian Wells y Miami. Además, está algo más cerca de arrebatar el número uno del mundo al balear, que ve reducida su ventaja y aún debe defender 1.000 puntos en Roma y 2.000 en Roland Garros.

El partido comenzó a un nivel altísimo. A las primeras de cambio, Nadal gozó de sus dos primeras bolas de 'break', pero Djokovic las salvó sin demasiados complicaciones. Sin embargo, el serbio, vestido de negro para la ocasión, no tardó en ejercer su papel de villano y arrebató el servicio al manacorí en el segundo juego (2-0), aprovechando la debilidad de su primer saque.

'Nole' estaba enchufado, amplió la renta con un juego en blanco y volvió a quebrar el servicio de Nadal, que tiró la bola a la red, para que el balcánico se pusiera con una ventaja de 4-0 que enfrío el ambiente de la Caja Mágica, llena y decidida a vivir un nuevo triunfo de su héroe.

La red contra Nadal

Y cuando todo hacía presagiar un primer set rápido para Djokovic, Nadal se reinventó. Imprimió más agresividad a sus golpes, hasta entonces muy cortos, y aprovechó la única doble falta del jugador de Belgrado para reducir diferencias (4-1). Tras un cambio de raqueta y algún error más de lo deseado, el mallorquín hizo ensordecer a la grada cuando quebró de nuevo en el noveno juego (5-4).

Pero le costó igualar el partido y tuvo que salvar tres puntos de set en contra en el décimo juego. Con las tablas en el marcador, Djokovic volvió a demostrar estar un paso por delante al llevarse otro juego en blanco y cuando todo el mundo esperaba un 'tie-break', el número dos del mundo volvió a gozar de tres bolas de set, y aliado con la red, se apuntó el parcial (7-5).

A pesar del mazazo de perder la primera manga de forma tan injusta, el manacorí se puso en ventaja, tras un increíble punto entre las piernas, nada más comenzar el segundo set. Pero sus acometidas no tenían continuidad y enfrente tenía a un jugador que llegaba a todo y devolvió el 'break'.

A partir de ahí, Nadal tuvo que emplearse a fondo para retener sus saques, ya que Djokovic era más eficaz con su resto y pudo aguantar con opciones hasta el 5-4, momento en que 'Nole' dispuso de sus tres primeros 'match points' y al contrario que en la semifinal de 2009, en esta ocasión sentenció el partido con el segundo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información