Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Raúl triunfa en la Copa

  • El Schalke se hizo con la copa alemana al vencer por 0-5 al Duisburgo
Emula al Madrid y a Guti
Defensa Central- EFE Defensa Central- EFE

El delantero español Raúl González Blanco consiguió hoy su primer título en Alemania gracias a la goleada de su equipo, el Schalke 04, en la final de la Copa por 0-5 ante el Duisburgo, de la segunda división del país germano. El delantero emula así al Real Madrid y a Guti como ganador del trofeo copero esta temporada

El partido quedó ya definido en la primera parte, cuando el Schalke se fue en ventaja con goles de Julian Draxler en el minuto 19, del holandés Klaas-Jan Huntelaar, en el 22 -ambos a pase del peruano Jefferson Farfán- y del defensa Benedikt Höwedes, al rematar de cabeza un saque de esquina, en el minuto 43.

El Duisburgo intentó resistir los primeros minutos y el Schalke tardó un poco en romper el muro planteado por el rival, pero en la primera combinación elaborada del Schalke, iniciada por José Manuel Jurado, llegó el gol de Draxler con lo que el partido quedó prácticamente definido.

El Schalke había hecho lo justo, el comienzo con algo de desesperación, y el Duisburgo, desde el principio, mostró que no tenía argumentos para contrarrestar la superioridad del rival. Su única carta apostar a que el favoritismo -y la necesidad de ganar para estar en Europa- pudiera pesarle demasiado al Schalke.

El cálculo funcionó, en parte, los primeros diez minutos cuando el Schalke tenía la pelota y parecía no saber qué hacer con ella pero luego se vino abajo como un castillo de naipes. Con el marcador en contra, el Duisburgo no tuvo con que reaccionar aunque el Schalke cometió errores, dio espacios y hasta en un par de situaciones terminó, por confusiones defensivas, creándole al Duisburgo ocasiones que éste no era capaz de generar.

Al comienzo del segundo tiempo, Jurado había debido hacer el cuarto en el minuto 46 -cuando falló una gran ocasión- y luego lo hizo, en el 54, tras un excelente pase de Huntelaar.

Huntelaar también fue el encargado de hacer el quinto, en el minuto 70, aprovechando un robo de balón de Höwedes en el área del Duisburgo. El Schalke había bajado el ritmo después del segundo gol y se dedicaba a circular la pelota como si ya hubiera empezado a pensar en la fiesta que ya se había iniciado en la tribuna. El quinto fue en buena parte un regalo de la defensa del Duisburgo.

Pese a la goleada encajada por el Duisburgo, cabe destacar el comportamiento de su afición que cantó hasta el final, como agradeciendo de la llegada a la final, aunque en ésta el equipo sólo hubiera estado para recibir un correctivo ejemplarizante.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información