Ir a versión clásica Ir a versión móvil

DC, por fair play, va con el United

  • El madridismo no tiene dudas: los tramposos no deben ganar.
Manchester United - Barça (20:45)
Defensa Central Defensa Central

Se acabó el señorío y las palmaditas amables en la espalda. El madridismo tiene que tomar partido de cara a la final de Champions de esta noche en Londres. ¿Quién quiere que gane, el Manchester United, un club cuyo periplo en la presente edición de la Champions no ha estado salpicado por ningún escándalo arbitral, o el equipo ‘teatrero’ por excelencia, el Barcelona? En DC no tenemos ningún tipo de dudas: ¡a muerte con el Manchester!

 

Por una vez ha de hacerse justicia. Con el tiempo se recordará la final de Wembley esta noche como el partido en el que jamás debió participar el Barcelona. ¿Y por qué? Porque sus jugadores, esos que algunos nos han querido vender como ejemplo del juego limpio y del saber hacer las cosas sobre un terreno de juego, no se lo merecen. Porque en el deporte, más importante que ser mejor que los demás, lo es el ser honesto con tus compañeros de profesión, y ciertos jugadores del Barcelona se han cachondeado del fútbol, de los árbitros, de la UEFA y, lo más grave, de los aficionados a este deporte, que son los que realmente les dan de comer.

¿Ustedes creen que un aficionado paga su entrada para ver a Busquets fingiendo codazos en la cara? ¿O a Messi lanzando pelotazos a la grada? ¿O a Alves gimiendo de dolor como si le hubieran partido una pierna? Lo que quieren madridistas, barcelonistas y toda afición que se precie es ver a su equipo ganar de manera honesta, sin faltar el respeto ni al rival ni a todos los que de una u otra forma se involucran en este hermoso deporte que es el fútbol.

Y el Barcelona, por mal que les pese a algunos, se ha reído de todo el mundo. Y lo ha hecho con actitudes que no se ven en ningún otro deporte: ¿alguna vez han visto a Kobe Bryant lanzar un pelotazo a la grada?; ¿Verán alguna vez a Nadal poner gestos de dolor como si la vida se le estuviera yendo en ese momento? ¿Se imaginan a Contador fingiendo una agresión de Andy Schleck? ¿O a Gasol llamando ‘mono’ a Lebron James?  Difícil, por no decir imposible. Si en tenis, baloncesto o ciclismo está muy mal visto hacer teatro, ¿por qué en el fútbol se tolera? Y lo más grave de todo, ¿por qué el equipo ‘teatrero’ es recompensado con disputar ni más ni menos que la final de la Champions?

Pongámonos en el caso de que finalmente el Barcelona acabe proclamándose campeón de Europa. ¿Sería justo? ¿Qué pensarían los abanderados del ‘fair play’? ¿Estaría bien darle la Copa de campeón a los Busquets, Alves, Mascherano y compañía? En este tema no se puede ser hipócrita: por justicia, el campeón no puede ser el Barcelona. No puede ser que al equipo que le han regalado dos expulsiones ‘gratuitas’ del equipo rival (Van Persie en el Arsenal y Pepe en el Madrid) más un gol que jamás debió ser anulado (el de Higuaín en el Camp Nou) reciba en Wembley de manos de Platini el trofeo que le acredite como campeón de Europa. Y tampoco puede ser que un club que, en un partido sí y en otro también, tolere que en su estadio aparezcan pancartas de contenido político del tipo ‘Catalonia is not Spain’, vaya a aparecer en Inglaterra como representante del fútbol español cuando no le interesa lo más mínimo que su nombre aparezca asociado al de España.

Porque esa es otra: la caradura de algunos al apropiarse el emblema de ‘representantes del fútbol español’ en la final de la Champions. Muchos se echaron las manos a la cabeza cuando, en la rueda de prensa posterior al encuentro, Karanka no mostró sus preferencias de cara a la final entre el Barça y el Manchester. ¿Y qué se esperaban? ¿Qué después del robo Karanka les diera una palmadita en la espalda? ¿Qué después de los insultos gratuitos a Florentino Pérez, Mourinho, Cristiano Ronaldo, Pepe y Arbeloa se cediera ante el chantaje del enemigo?

Esos mismos que ahora alardean de que son los representantes del fútbol español en la final de Wembley son los que celebraban como si la vida les fuera en ello los goles del Olympique de Lyon al Madrid. Son los mismos que han dedicado portadas y titulares miserables a entrenador y jugadores del Real Madrid. Y con este historial, ¿Qué esperaban los culés? ¿Qué pusiéramos la otra mejilla como si aquí no hubiera pasado nada? ¿Qué hiciéramos borrón y cuenta nueva de lo sucedido, no sólo en el terreno de juego, sino también fuera de él? Al aficionado del Madrid no se le engaña tan fácilmente. Y éste tiene muy claro a quién va a animar hoy en la final de Wembley: al Manchester United. Y Defensa Central, como Diario Digital de referencia del madridismo, se suma también a esa causa.

¡SI QUIERES JUSTICIA EN EL FÚTBOL, ANIMA AL MANCHESTER UNITED!

 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información