Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cesc, en el ojo del huracán

  • El jugador azulgrana insultó gravemente al sevillista, según ha confirmado este último
Kanouté confirma los insultos
Defensa Central Defensa Central

La resaca del choque que enfrentó a Barcelona y Sevilla en el Camp Nou aún sigue generando polémica. Situación estrambótica la que se vivió en los últimos del choque entre ambos equipos que acabó con un penalti muy discutible a favor de los azulgranas, dos expulsiones en contra del Sevilla y un jugador culé, Cesc Fábregas, en el centro de toda la polémica, porque mucho se habla de lo que pudo decir el jugador catalán para que Kanouté reaccionara de esa forma.

El choque entre Barcelona y Sevilla sigue en el candelero. Muchos se preguntan qué le dijo Cesc Fábregas a Frédéric Kanouté para que éste reaccionara de una manera tan violenta. Las especulaciones son muy variadas. Insultos, desprecios, ataques racistas.... Los planteamientos son varios, pero lo que está claro es que algo muy grave pasó para que un jugador de la tranquilidad y personalidad del malí reaccionara así.

Corría el minuto 92 cuando Iturralde González volvía a hacer de las suyas. El colegiado vizcaíno señalaba un más que dudoso penalti de Fazio sobre Iniesta que desencadenaría en el choque entre Cesc y Kanouté. El malí intentaba distraer a Messi antes del lanzamiento, hecho que le acarreó la tarjeta amarilla. El sevillista decidió salir de la acción, pero Cesc se acercó y le dijo algo al delantero sevillista que produjo la reacción de éste.

Kanouté ha reaccionado a través de Twitter y ha confesado que hubo una provocación, pidiendo perdón por su reacción:"Siento mucho lo ocurrido ayer, no fue ejemplar. No obstante hubo provocacion e insulto, ya sabéis",argumentó el sevillista.

Algunos medios señalan que Cesc llamó “moro de mierda” al ariete sevillista, situación que no parece nueva en el seno azulgrana. Los madridistas recordamos como Busquets se mofó de Marcelo en la ida de las semifinales de Champions llamándole “mono” en repetidas ocasiones, o como Villa también descalificó a Özil en la vuelta de la Supercopa de España, con la consiguiente reacción de un hombre tranquilo como el alemán.

Parece que el seny culé naufraga en el mar de la sinrazón. Hay momentos en los que la máscara azulgrana se cae por su propio peso y desencadena en lo que se pudo ver en el final del encuentro contra el Sevilla. Algunos quisieron clamar contra el Madrid por los últimos Clásicos, pero parece que las provocaciones azulgranas son ya un problema muy complicado de esconder.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información