Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Barcelona ya chupa rueda

  • Messi salvó un punto en el descuento el día en que el Athletic humanizó a los de Guardiola
Athletic Bilbao 2-2 FC Barcelona
Defensa Central Defensa Central

El FC Barcelona fue incapaz de mantener el ritmo del Madrid ante el Athletic de Bilbao en San Mamés. El conjunto azulgrana naufragó en un partido marcado por la lluvia y por el feroz planteamiento de Marcelo Bielsa, que ganó la partida táctica a los de Guardiola. Messi salvó un punto en el descuento, pero las piernas comienzan a flojear a un Barcelona que está más lejos que nunca del Real Madrid.

Athletic Club: Iraizoz; Iraola, Javi Martínez, Amorebieta, Aurtenetxe; Iturraspe, De Marcos, Herrera; Muniain (Ibai, min.88) Llorente (San José, min.90) y Susaeta (Íñigo Pérez, min.85).

Barcelona: Valdés; Alves, Mascherano, Piqué (Thiago, min.80), Abidal; Busquets, Xavi (Alexis, min.61), Iniesta; Messi, Cesc y Adriano (Villa, min.72).

Goles: 1-0, min.19: Herrera. 1-1, min.23: Cesc. 2-1, min.79: Piqué en propia meta. 2-2, min.91: Messi.

Árbitro: Paradas Romero (Comité andaluz). Expulsó a Amorebieta en el minuto 89 por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla a los locales Herrera, Javi Martínez e Iturraspe y al visitante Piqué.

Incidencias: 35.000 espectadores en San Mamés.

Los culés fueron incapaces de mover el balón en el mar de San Mamés. Como casi siempre, fueron dueños de la posesión del cuero, pero incapaces de asestar un golpe al equipo local, que demostró una gran firmeza tanto en defensa como en ataque. Los de Marcelo Bielsa tenían la lección bien aprendida, y fruto de ello fue el empate que aleja a los azulgrana a tres puntos del Madrid.

Ander Herrera adelantó al Athletic a los 19 minutos de juego, tras una jugada que llegó por la banda de un Alves demasiado alejado de su posición. Mascherano no pudo realizar la cobertura tras un resbalón, y los vascos aprovecharon para adelantarse con el segundo tanto consecutivo del joven ex del Zaragoza, que se estrenó en Europa con el Athletic la semana pasada. Sin embargo, poco dura la alegría en casa del pobre. Y a los cuatro minutos, Cesc igualaba con un cabezazo tras un centro de Abidal desde el carril zurdo.

El partido quedó en punto muerto, entre la intensidad de unos y los intentos vanos del otro, y con un penalti no señalado de Adriano sobre Iraola de por medio. No obstante, el marcador no se movería hasta los instantes finales. En una jugada más propia de patio de colegio que de un estadio de Primera División, en el 79 de juego el balón terminaba en el fondo de la red culé. Valdés, Abidal y Piqué, que fue el último en tocar la bola en un embrollo en el interior del área propiciaron que el remate de Llorente terminara con el 2-1. Un resultado que se encargaría de igualar Messi en el descuento.

¿Vaso medio lleno o medio vacío? ¿Un punto más o dos puntos menos? Quién sabe. La única certeza está en que Guardiola nunca estuvo tan lejos del Real Madrid. Y eso debe tener algún significado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información