Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Barça, el cortijo de Messi

  • Guardiola le consiente al argentino mucho más que a sus otros compañeros
Guardiola le consiente al argentino mucho más que a sus otros compañeros
Defensa Central Defensa Central

La prensa pro-barcelonista suele tener como pasatiempo meterse con Cristiano Ronaldo. Mientras tanto, adoran a Leo Messi, al que son capaces de dedicarle la mayoría de sus portadas por cualquier cosa que haga dentro o fuera del campo. Esto ha provocado que el argentino sea el gran mimado del club azulgrana, de manera que hasta Pep Guardiola intenta agradar al jugador en cuanto le surge la oportunidad.

En Can Barcelona se esfuerzan por aparentar que en el club todo es magnífico e idílico, pero lo cierto es que el club no deja de demostrarle su trato preferente frente al resto de la plantilla. El estatus de (supuesto) mejor jugador del mundo les vale para permitir que el argentino vuelva de sus vacaciones navideñas prácticamente cuando le place, mientras que sus compañeros tienen que presentarse puntuales en la Ciudad Condal días antes.

Así, Messi disfrutará de 15 días de descanso, pues se marchó el pasado lunes 19, siendo el primero del equipo junto al resto de sudamericanos, Abidal y Keita; mientras que volverá el día 2 de enero. La cuestión es que el resto de la plantilla está citada en la Barcelona para el día 29 de diciembre, por lo que tendrán cuatro días menos de vacaciones que el futbolista de Rosario.

Y es que lo mismo lleva pasando cada año desde que Guardiola es técnico culé. En 2008, Messi tuvo estos mismos cuatro días de vacaciones más que la mayoría de la plantilla al igual que Etoo, Alves, Keita, Cáceres y Milito; solo que estos últimos adelantaron su regreso y Messi lo apuró al máximo. Y en el 2009 y 2010, ídem. Messi siempre volvió al trabajo tras celebrar el fin de año en su país, evidenciando que en el club se consienten los caprichos de la estrella sin levantar la voz.

Éste solo es un ejemplo reiterado del trato de favor que recibe Messi de su club y que deja en una incómoda situación a sus compañeros. Simplemente por ser mejor jugador que ellos, tiene más vacaciones. De hecho, el argentino es tan querido en el barcelonismo que incluso llega a estar por delante de verdaderos símbolos de la institución como Xavi o Iniesta. El mediocentro es un claro ejemplo de joven catalán formado en la cantera, pero cuando en la temporada pasada fue Messi el que se llevó el Balón de Oro injustamente por delante de él, nadie del club mostró su desacuerdo. Casi prefieren llenar de galardones a su estrella en detrimento de su capitán y gran artífice de sus éxitos recientes. Es lo que tiene que el Barcelona se haya convertido en el cortijo de Messi.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información