Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La caverna habla de manipulación madridista

  • Los medios catalanes acusan a los medios madridistas de alterar la realidad
EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL
EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL

Siete puntos son muchos, demasiados. Y en la prensa catalana, como es lógico, empieza a cundir el pánico. El Barcelona ha pasado de ser un gran equipo a ser uno del montón, ramplón, incapaz de ganarle un partido a domicilio al peor Villarreal en muchos años. Un pésimo partido que se une al baño que le dio el Real Madrid al equipo en la vuelta de los cuartos de final de Copa del Rey y que solo han podido tapar criticando precisamente a su principal valedor de esa noche: el colegiado Teixeira Vitienes.

El periodista del diario 'El Mundo Deportivo' Miguel Rico publicó la semana pasada un artículo titulado "En lo que el Madrid es insuperable" en el que viene a decir que desde el madridismo y la prensa madrileña hay una tendencia a tergiversar los hechos para ponerlos a su favor. Algo así como vender versiones interesadas de los acontecimientos llegando a poner en duda, según él, los hechos más "evidentes". Veamos cuáles son éstos según él.

 

La realidad es que el Madrid ya ha perdido la Copa - el único título que tenía - pero ha sabido instalar la sensación de que la eliminatoria ante el Barça sólo se jugó en el Camp Nou donde, si no ganaron, fue porque el árbitro le robó el partido. Falso. Todo falso, pero la conclusión mayoritaria, la que se da como cierta, es todo lo contrario. Magia blanca.

A la vista de todo el mundo está que el Real Madrid le dio un baño al Barcelona en el partido de vuelta. En el partido en el que, precisamente, se debía resolver la eliminatoria. Es cierto que el conjunto blanco jugó bastante mal en la ida, pero también es que esto lo enmendó con creces en la vuelta en el Camp Nou. Y si no se ganó en Barcelona fue porque el colegiado lo impidió, por mucho que en el artículo se niegue la evidencia. Tres penaltis claros no señalados son muchos como para hablar de simples errores o coincidencias. Las repeticiones así lo indicaron. Así que no son fenómenos de magia, sino puras realidades. El partido debió acabar como poco con un 2-3 que hubiera dado el pase a los blancos.

 

Ni se discute lo bien que jugó el Madrid en Barcelona, ni ya es momento de repasar esos encuentros pero, quien quiera ver los vídeos, comprobará que el Barça pasó justamente a semifinales y que si alguien puede quejarse de los arbitrajes de esta eliminatoria ese equipo no es el Madrid. Es el Barça. Pero no lo ha hecho. Ni eso, ni quejarse tampoco de cosas peores. Por ejemplo, la impunidad concedida a Pepe por el Juez Único.

Decir que el Madrid no tiene derecho a quejarse en esta eliminatoria por los arbitrajes es una falta de respeto a este deporte y al propio club blanco. No hay más que ponerse los vídeos a los que alude Miguel Rico para encontrarse con el mayor escándalo arbitral desde que el noruego Ovebro les puso en bandeja la Champions de 2009. Fue una actuación indignante que, una vez más, ha acabado con el Barcelona clasificado. La prueba de la amplitud del fenómeno es que, una vez acabado el encuentro, nadie en el club culé quería hablar del colegiado. Ante los medios, claro. Porque quejarse sí que lo han hecho. Como el propio periodista y como Xavi, pillado con las manos en la masa por el propio canal del club.

 

Pero eso no es todo. Si no hay peor ciego que el que no quiere ver - y el Juez Único lo ha visto todo - no hay peor sordo que el que no quiere oír. Y ahí tenemos a Teixeira Vitienes, el supuesto verdugo del Madrid. El señor que pitó en el Camp Nou y que, camino de los vestuarios, no oyó a Casillas decirle - como el portero del Madrid ha reconocido - que se fuera de fiesta con los jugadores del Barça. Teixeira es también el árbitro que, mientras cargaba las maletas, tampoco escuchó a Mourinho gritarle, entre otras cosas,: '¡Cómo te gusta joder a los profesionales!'

 

Por mucho que leo lo que Casillas y Mourinho le dijeron al colegiado no termino de ver dónde están los insultos o los términos que se salgan de lo habitual tras un partido de este tipo. Los madridistas solo mostraron su malestar por el arbitraje y se lo dijeron claramente y a la cara, no como el capitán barcelonista. Pero vamos, ya que pide que el colegiado lo pusiera en el acta, también podría pedir que la redactara bien, pues ya es la segunda vez que Teixeira se equivoca al elaborar las mismas. Y las dos, precisamente, favoreciendo al cojunto catalán. Y ya puestos, tampoco hubiera estado mal que hubiera pitado los tres claros penaltis que se quedaron en el limbo. O lo mismo es que eso no quiere recordárselo...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información