Ir a versión clásica Ir a versión móvil

A la caverna se le va de las manos

  • La prensa culé llora por "tres manos que cambian una Liga" pero olvida el resto
La prensa culé llora por "tres manos que cambian una Liga" pero olvida el resto
EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL

La prensa barcelonista es de lo que no hay. En su intento por hacer creer que el Real Madrid está siendo favorecido por los árbitros esta temporada, la caverna se descalifica por sí sola. Así ocurre con el diario Sport, que ayer hablaba de "tres manos que cambian una Liga". Una vez más, sólo miran lo que les interesa, y obvian muchas circunstancias que rodearon las tres jugadas mencionadas. Sin embargo, olvidan las tres manos no señaladas que están a un paso de meter al Barcelona en la final de Copa.

Se clama al cielo por una mano inexistente de Higuaín:

El Madrid sufrió en el desplazamiento a Mestalla y debió acabar empatando el choque. Con 2-3 en el marcador y ya en el minuto 94, Higuaín hizo de portero rechazando desde el área pequeña un chut de Soldado en una jugada muy embarullada. Los jugadores valencianistas protestaron la acción al colegiado José Antonio Teixeira Vitienes, pero, como es habitual, no quiso ver nada. Las imágenes televisivas que aparecieron al acabar el encuentro demostraban la clara mano de Higuaín.

En primer lugar, estaría bien que dijeran en que televisión vieron dichas imágenes. Principalmente porque todo el mundo vio cómo Higuaín despejaba con el pecho. Quizá ellos lo miran con otros ojos... En cualquier caso, resulta curioso que acusen a Teixeira Vitienes de no quere ver el penalti, más aún cuando ese mismo colegiado apeó al Real Madrid de la Copa ante el Barcelona con un arbitraje parcial y vergonzosamente favorable a los culés.

¿Turienzo vio la mano de Rodríguez?

El Barça se durmió y el Espanyol le empató el partido, pero al final hubo una jugada clave que debió cambiar el signo del marcador. Pedro recogió un rechace del poste y chutó a gol casi desde el área pequeña. El balón entraba como un obús, pero Raúl Rodríguez, defensa espanyolista, lo paró con la mano. La jugada la vio todo el mundo menos el árbitro de la contienda, Turienzo Álvarez, que se desentendió de la jugada a pesar de la claridad con la que vio la jugada. El penalti era en el minuto 94 y hubiese significado la victoria del Barça y tres puntos.

Quizá ésta sea la única acción en la que tengan razón. Fue penalti de Raúl Rodríguez, pero los penaltis también hay que meterlos. Eso de asegurar que "hubiese significado la victoria y tres puntos" es mucho suponer, más aún siendo Messi el que tira los penaltis en el Barcelona, últimamente con más pena que gloria. Además, no debe tener buen recuerdo de los penaltis en el último minuto... De haberlo marcado, en cualquier caso, el Barcelona seguiría cinco puntos por debajo del Real Madrid. Por otro lado, decir que Turienzo se desentendió de la jugada a pesar de que la vio es un poco ridículo teniendo en cuenta el historial arbitral del asturiano perjudicando al Madrid...

Hubo penalti de Pepe, y mucho más...

Corría el minuto 70 cuando Diego Castro enganchó un balón dentro del área y chutó con toda la fuerza. El balón no iba a portería, pero Pepe metió la mano para desviar la trayectoria por si acaso. Lo hizo de forma voluntaria y, luego, se tiró al suelo quejándose del estómago sabedor que le podían pillar. Hubiese sido el tanto del empate en un campo complicado en el que el Barça se dejó los tres puntos. El árbitro no quiso ver nada a pesar de que su visión era perfecta y las protestas del Getafe quedaron en saco roto.

Aquí es donde la prensa culé patina por completo, al tratar de hacer creer a los lectores que esa mano fue la única acción polémica del partido. Sí, es penalti, pero seguramente el Madrid habría ido ganando por más diferencia que un simple 0-1 de no ser porque el colegiado obvió una pena máxima sobre Cristiano y no expulsó a Torres por un agarrón a Özil cuando encaraba a Moyá, todo ello en la primera mitad. Como no somos tontos, no nos engañan. Pero hay mucha gente que se cree a pies juntillas lo que dice la caverna culé. Eso es lo alarmante, que haya quien se trague tanta mentira. Y es que, mientras lamentan esas tres manos no señaladas no recuerdan ni mucho menos que se metieron en semifinales de Copa porque Teixeira Vitienes no señaló tres claros penaltis favorables al Madrid en el Camp Nou, dos por mano; y tampoco recuerdan que la semana pasada Pinto debió ser expulsado por tocar el balón con la mano fuera del área. Eso sí son tres manos que cambian una Copa.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información