Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La caverna culé se crece muy rápido

  • El empate del Madrid ante el Málaga ilusiona a los culés, aunque siguen a 8
El empate del Madrid ante el Málaga ilusiona a los culés, aunque siguen a 8
EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL

El empate del Real Madrid ante el Málaga en el Bernabéu ha devuelto la ilusión a los culés. Cazorla le ha dado una dosis de ilusión al FC Barcelona con el golazo que igualó el partido en el último minuto, pero la dosis de realidad parecen no haberla asimilado todavía en Can Barça, donde siguen soñando con que los de Guardiola ganen la Liga. La caverna se esfuerza en buscar antecedentes, estadísticas, para seguir creyendo en el imposible. Pero lo cierto es que los castillos en el aire de la prensa culé no se sostienen...

El primer dato que los culés esgrimen para tratar de dar credibilidad a la remontada del Barcelona no es otro que el Madrid de Queiroz. La caverna pretende comparar al ex entrenador del Real Madrid con el mejor entrenador del mundo, José Mourinho. Una comparación odiosa especialmente para Queiroz, ya que no hay quien se crea que el Real Madrid va a conseguir sólo diez puntos en las once jornadas de Liga que quedan, que es lo que ocurrió en el año 2004.

A principios de marzo del 2004, el Madrid de Queiroz era líder, con 60 puntos, a pesar de empatar ante el Racing de Santander en el Sardinero. Líder con once puntos de ventaja sobre el Barça. Restaban once jornadas por disputarse, como en esta 2011-2012. En la recta final de aquella Liga -que acabó siendo para el Valencia-, el Madrid sumó 10 puntos de 33, por 23 del Barça lo que provocó que el equipo azulgrana, en el que era el primer año de la era Rijkaard, acabara dos puntos por encima de un Madrid desquiciado. 

Sí señores, lo están leyendo bien. En Barcelona confían en que el Real Madrid más solvente en muchos años desaproveche su ventaja sólo porque pasó con Queiroz. Pero no recuerdan el resto de las veces en que los blancos gozaron de esa ventaja, o menor, y acabaron llevándose el título. Una pena que tengan tan dañada la memoria. Y encima, quien ganó el título en aquella ocasión fue el Valencia, ni siquiera el Barcelona. Para mear y no echar gota.

Mourinho, en su estreno en el banquillo del Real Madrid, se dejó nueve puntos la pasada temporada ante algunos rivales que aún deben encontrarse en lo que queda de Liga. Osasuna, Barça y Sporting hicieron hincar la rodilla al entrenador luso el año pasado. Por eso vale la pena echar un vistazo al calendario de los de Chamartín.

Es cierto, vale la pena mirar el calendario para comprobar si el alirón llegará antes o después. Seamos serios. Es increíble que la caverna, la misma que estaba acongojada por la posibilidad de revivir el pasillo en el Camp Nou, se crea sus propias tonterías. Los culés piensan que todo van a ser pinchazos del Madrid a partir de ahora, cuando lo cierto es que lo ocurrido ante el Málaga no fue más que un accidente, e inmerecido. ¿Qué se inventarán si el Madrid gana en El Sadar dentro de tres jornadas?

Los blancos se dieron cuenta con el tanto de Cazorla que la Liga no está sentenciada y el miedo a una posible remontada de los azulgranas empieza a notarse en sectores madridistas. Es la hazaña que remataría a un Madrid siempre más pendiente de lo que sucede en casa ajena. 

Claro que la Liga no está sentenciada, siempre se pueden ver milagros. Hay que ver la forma en que la caverna culé se ridiculiza ella sola. Acusan de prepotencia al resto cuando están dando por hecho que el Barcelona lo va a ganar todo de aquí a final de temporada... E incluso se atreven a hablar de "rematar", cuando el único equipo susceptible de ser rematado es el Barcelona. Habría que enseñar vocabulario a algunos juntaletras. Además, ¿Quién es el que está pendiente de lo que pasa en casa ajena?

El Real Madrid vio rota anoche la barrera psicológica de los diez puntos sobre el Barça, que gracias a un golazo de falta en el descuento del malaguista Santi Cazorla ha quedado recortada a ocho. El 'canguelo' merengue resucita a once jornadas para la clausura del campeonato.

No cabe duda que el sentido del humor abunda en Barcelona. ¿Canguelo? ¿Barrera psicológica? Ahora el Madrid está a ocho, pero cuando la diferencia vuelva a diez o incluso siga aumentanto habrá que ver qué discurso vende la caverna. Seguramente volverán a hablar de árbitros, porque esta semana no toca llorar...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información