Ir a versión clásica Ir a versión móvil

#razonesparacreer: Didier Drogba, el orgullo africano

  • El marfileño ha culminado su magnífica carrera levantando la Liga de Campeones
El marfileño ha culminado su magnífica carrera levantando la Champions
Defensa Central Defensa Central

Si la temporada europea ha dejado un héroe, éste ha sido Didier Drogba. El jugador marfileño alzó el pasado mes de mayo su primera Liga de Campeones con el Chelsea al vencer en la final al Bayern de Múnich con un tanto suyo. Se trata de un éxito que ha servido para encumbrar su carrera a la edad de 34 años, aunque 'Didí' ya había triunfado con anterioridad en su partido más complicado, el de la vida.

 

Nacido el 11 de marzo de 1978 en Abiyán (Costa de Marfil), se mudó muy joven a Francia para vivir con su tío, Michel Goba, futbolista de la época. En Europa estuvo solo tres años antes de regresar a su tierra, aunque no tardaría en volver a emigrar hacia el país galo, ya junto a su padres. En Europa empezaría a despuntar en el fútbol y se iría labrando poco a poco una carrera estelar que le llevaría a ser un ídolo mundial en el Chelsea de Londres. Sin embargo, a pesar del éxito y de los triunfos, Drogba nunca ha permitido que se le olviden sus orígenes ni su tierra, África.

Y es que el delantero, consciente de su liderazgo tanto dentro como fuera del campo, aprovechó en 2005 el éxito que supuso la clasificación de su selección para el Mundial de 2006 para hacer un llamamiento por la paz para su país, inmerso en una grave guerra Civil. "Ciudadanos de Costa de Marfil, del norte, sur, este y oeste, les pedimos de rodillas que se perdonen los unos a los otros. Un gran país como el nuestro no puede rendirse al caos. Dejen las armas y organicen unas elecciones libres" afirmó ante las cámaras del país en horario de máxima audiencia.

Unas palabras que no tardaron en surtir efecto, porque nueve días después sus peticiones tendrían respuesta. Los dos bandos en guerra cesaron el fuego e iniciaron los diálogos para acabar con el conflicto de una manera democrática. El pueblo había escuchado a Didier Drogba, a una de las pocas personas capaces de hacer un mundo mejor para sus compatriotas. Aunque, no conforme con ello, el jugador del Chelsea continuó ayudando a su país de manera silenciosa y constante. Fundó su fundación homónima y en 2009 inició el proyecto para crear un hospital en Costa de la Marfil para el cual donó cuatro millones de euros.

Además, Didier Drogba es Embajador de buena voluntad del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y miembro de la Comisión de la Verdad, Reconciliación y Diálogo de Costa de Marfil. Y es que estamos ante una persona única, capaz de triunfar en los terrenos de juego como en la vida, haciendo que el fútbol sea una excelente vía para conseguir un mundo mejor para todos.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información