Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Sandro Rosell tiene 'madriditis' crónica

  • El presidente del Barcelona no acaba una comparecencia sin mencionar al Real
El presidente del Barcelona no acaba una comparecencia sin mencionar al Real
Defensa Central Defensa Central

El presidente del FC Barcelona, Sandro Rosell, hace que suba el pan cada vez que habla. El máximo mandatario culé ya es el 'bocazas' oficial del club azulgrana, y una vez más ha aprovechado una comparecencia para analizar la temporada de su club para acordarse del Real Madrid. Y es que la 'madriditis' que tiene Rosell no hay quien la cure...

"Cuando hay algo que responder en la hierba o el vestuario, se responde desde la hierba o el vestuario, es decir, jugadores y técnicos. Si es un director deportivo el que ataca a otra entidad el que debe responder es un director deportivo. Pero en mi vida he visto que un presidente responda a un jugador o a un entrenador de otro equipo. Es absurdo. Yo y la Junta defenderemos los ataques que se produzcan contra el FC Barcelona a nivel institucional", señaló Rosell, que vuelve a poner la etiqueta de víctima a su club para pedir a la RFEF que no haya indulto generalizado.

O, en el caso de que haya indulto, que no lo haya para Mourinho: "No estamos nada de acuerdo en que quede sin castigo lo que ha sido una agresión a nuestro entrenador, no lo vamos a permitir. Somos un club más de hechos que de palabras, y seguiremos utilizando todos los mecanismos legales para defendernos", alegó, añadiendo además que "no es correcto poner a todos en el mismo rasero. Nuestro entrenador fue agredido, y parece que esto se olvida. Nos parece muy mal que esto quede impune y se ponga todo bajo el mismo rasero". Lo que ha debido de olvidar Rosell es que Tito Vilanova instigó la bronca y también agredió a Mourinho...

En cualquier caso, el presidente azulgrana aseguró que no sabe nada del posible indulto: "De momento sólo es un rumor, la Federación no lo ha confirmado. Si al final hay indulto, ya veremos lo que haremos legalmente, y si no se puede hacer nada pues haremos el bravucón, es decir, nos quejaremos", zanjó Rosell. Desde luego, eso es lo que mejor se le da hacer, el bravucón.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información