Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Los culés, un lastre para la olímpica

  • Montoya, Alba y Tello realizaron un torneo penoso y acabaron totalmente desquiciados
Montoya, Alba y Tello realizaron un torneo penoso y acabaron desquiciados
Defensa Central Defensa Central

Luis Milla se empeñó en no llevar a ningún jugador del Real Madrid a la selección olímpica, y así le ha ido. El combinado español cayó eliminado el pasado domingo de la manera más triste después de perder ante Japón y Honduras por idéntico resultado (1-0); acabando así con las grandes esperanzas que había puestas en este equipo para conseguir el oro. Un fracaso en toda regla que ha tenido a los jugadores barcelonistas como protagonistas destacados.

 

 

Mucho se había hablado en las últimas semanas de que el Barcelona se oponía a que Jordi Alba fuera al torneo londinense. Sin embargo, al final el deseo de la RFEF y del COE pesó y el jugador estuvo en el equipo, aunque su participación estuvo muy lejos de la que tuvo en la Eurocopa de Ucrania y Polonia. De hecho, los tres futbolistas culés no aportaron prácticamente nada a la selección olímpica, pues Montoya y Jordi Alba hicieron un pésimo torneo, mientras que Tello poco pudo hacer más que animar a sus compañeros desde el banquillo.

Especialmente sangrante fue el caso del lateral derecho. Mientras que el hasta hace pocas semanas Dani Carvajal estaba en su casa viendo el torneo, el barcelonista Montoya fue el titular del combinado nacional y realizó una actuación para olvidar. Su banda fue un coladero, pues por ahí llegó el tando de Honduras que eliminó al equipo; mientras que en ataque no dio pie con bola y sus incursiones por banda casi siempre acababan en los pies del rival. Por mucho que se siga diciendo que Montoya es el mejor lateral diestro de su generación en el fútbol nacional, a pocos engaña ya este jugador. Su actuación en el Gran Bretaña fue clarificadora y dejó en evidencia al seleccionador, Luis Milla.

Además, los jugadores españoles acabaron el partido ante Honduras dando una imagen bastante mala. Bien es cierto que el colegiado venezolano masacró al equipo al no señalar dos claros penaltis, pero el acoso de los futbolistas al árbitro fue de todo menos deportivo. Seguramente si el Real Madrid hubiera estado implicado ya le habrían echado la culpa a Mourinho, pero como los protagonistas fueron Jordi Alba y compañía, nadie ha criticado este comportamiento. Queda claro que los jugadores culés no desentonan a la hora de protestar y quejarse, con el consiguiente perjuicio de la imagen del fútbol nacional. Esta vez no hay madridista al que echarle las culpas, porque el fracaso de la olímpica no ha tenido participación merengue. Milla así lo quiso, así que ahora deberá asumir su error. Y, mientras tanto, en el Barcelona seguramente estén encantados de contar ya con sus tres jugadores...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información