Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Messi sí es un mercenario

  • El futbolista argentino comienza a dar muestras de su verdadera cara
El futbolista argentino comienza a dar muestras de su verdadera cara
Defensa Central Defensa Central

Aunque en Barcelona siguen intentando negarlo, Leo Messi es una persona muy distinta de lo que nos intentan vender. En Can Barça continúan presentando al argentino como un futbolista humilde y comprometido con el club y con sus presuntos valores. Pero lo cierto es que el delantero es un jugador idéntico a lo que los culés critican de Cristiano: es un futbolista egocéntrico, que sólo busca su propio beneficio y que está más preocupado por lo lleno que está su bolsillo que por los colores de la camiseta del Barcelona.

 

Sí, es un mercenario. Estamos hablando de Leo Messi, un futbolista de talla mundial que va a demostrar con su futura mejora de contrato que es como los demás. Aunque en Barcelona hablan del amor del argentino a los colores azulgrana y enmascaran su subida de sueldo en un contrato vitalicio, lo cierto es que a estas alturas ya no engañan a nadie. El astro argentino no ha querido levantar la voz para no dañar esa imagen de santo que tiene el mundo de él, pero internamente se ha mostrado igual de crítico con el Barcelona que Cristiano con el Real Madrid.

El delantero culé quiere entrar en el club de los mejor pagados del mundo, ya que considera que su sueldo no está a la altura de su nivel. En Barcelona han disfrazado de contrato vitalicio la mejora de contrato del argentino, que incluirá una sustancial subida de salario. Con los fondos tal vez se compre coches más lujosos, ya que desde la marcha de Guardiola Messi ha comenzado a acudir a los entrenamientos con un Maserati de casi 200.000 euros, algo que el de Santpedor tenía prohibidísimo y que le supuso algún enfrentamiento con Ibrahimovic. 

De hecho, esto demostraría la teoría de que Guardiola se marchó del club catalán por un choque personal con el intocable crack del Barcelona. Y es que el propio ex entrenador del Barcelona, Pep Guardiola, reconoció en una charla con Sabella publicada por Perfil.com que Messi es demasiado egocéntrico como para ser sustituido, y que todos los compañeros deben jugar para él. Ahí está la verdadera cara del argentino, un mercenario, egoísta y soberbio al que le han puesto una careta que no se corresponde ni mucho menos con la realidad.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información