Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Cesc, el consentido de los árbitros

  • El catalán volvió a dejar una imagen vergonzosa en el choque ante el Benfica
El catalán volvió a dejar una imagen vergonzosa en el choque ante el Benfica
Defensa Central Defensa Central

Parece que lo sucedido en el Sánchez Pizjuán el pasado sábado ha hecho que Cesc Fábregas se crezca un poco más de lo que ya estaba. Y es que el catalán se debe pensar que es amigo de los árbitros, pues su actitud en el terreno de juego denota un exceso de confianza que raya lo lamentable. El martes se vio cómo agarraba al colegiado turco Cuneyt Cakir nada más mostrarle este la tarjeta amarilla, en una acción que debió costarle la segunda amonestación y la consiguiente roja.

 

 

El centrocampista está más nervioso de lo normal en este comienzo de temporada, tal y como queda patente en cada partido que juega. No contento con haber sido el patético protagonista del encuentro ante el Sevilla al haber simulado una agresión del sevillista Medel, Cesc continuó el martes con su comportamiento reprochable al tratar de manera desconsiderada al trencilla. Sin embargo, este se hizo el despistado y no castigó al futbolista con la merecida sanción, lo que supone una nueva evidencia de que sus rabietas y caprichos son constantemente consentidad por los colegiados, sean españoles o europeos. Siempre quedará la duda de qué hubiera pasado en este caso si, en lugar de vestir de azulgrana, el jugador lo hubiera hecho de blanco...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información