Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La caverna pone a Pepe en su diana

  • El central portugués es el objetivo culé después de destapar la pura realidad
El central portugués es el objetivo culé después de destapar la pura realidad
EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL EL INFILTRADO - DEFENSA CENTRAL

Poco tiempo ha durado la 'paz' en los clásicos. Ya era de extrañar que el Barcelona y el Real Madrid estuvieran varios partidos sin tener ninguna polémica por lances ocurridos en el terreno de juego, por lo que el último encuentro entre ambos ha reabierto la 'guerra' dialéctica entre ambos bandos. Ha bastado con que Pepe dijera una verdad a los cuatro vientos para que Tito Vilanova y sus palmeros culés hayan corrido a replicar de manera rastrera y patética.

El supuesto penalti de Pepe sobre Iniesta fue el origen de todo lo acontecido posteriormente. El portugués peleó un balón que el manchego llevaba en carrera en el borde del área madridista e Iniesta se tiró al césped en cuanto sintió la proximidad del jugador del Real Madrid. Un piscinazo en toda regla que hubiera hecho las delicias del público que asistió a las pruebas de natación en los pasados JJ.OO de Londres. Nada más caer al suelo, Iniesta se limitó a reir ante la decisión del colegiado de no señalar nada. Ni siquiera protestó. Sabía que se había tirado, algo que le reprochó Pepe de manera inmediata. Por eso, no le quedó otra que levantarse avergonzado por lo que había pasado. Pero en Barcelona están dispuestos a mostrarle como un 'mártir' de la causa azulgrana.

 

Si hay un jugador respetado a nivel mundial por su 'fair play', ése es Iniesta. Si hay otro denostado por su ausencia de 'fair play', es Pepe. Pues resulta que ayer el segundo pisó al primero en el área (al menos no le pisó en la mano, como a Messi), el culé pidió penalti y Pepe le acusó de “teatrero”. El mundo al revés.

 

Que Iniesta sea un jugador bastante deportivo no implica que su comportamiento siempre sea el adecuado. Sin ir más lejos, hace uno par de temporadas se encaró con Cristiano Ronaldo en un clásico. Por eso, los antecentes no valen para nada en este caso. En un Barcelona-Madrid tan importante y con tanta presión no es sorprendente que un jugador como Iniesta pueda intentar engañar al árbitro. No pasa nada por admitir que los jugadores culés no son perfectos como en Barcelona intentan vender. Pero no, prefieren seguir alterando la realidad, haciendo creer a sus lectores que Can Barça es un mundo de rosas. Sin admitir que es un equipo plagado de teatreros como el propio Iniesta, Alves, Busquets o Cesc.

 

Pepe, un tipo que, puestos a pegar, hasta le zumbó una patada a un compañero, Arbeloa, una vez en que estaba en el suelo retorciéndose de dolor. Que no estuviese haciendo teatro aquel día... Suerte que Vilanova le puso en su sitio diciendo lo que piensa mucha gente.

 

Ahora aplauden a Tito por hacer exactamente lo contrario que antes hacía Guardiola. Cuando Pep, supuestamente, no entraba en batallas dialécticas y se limitaba a pregonar su humildad y su deportividad, en la prensa culé le doraban la píldora y demonizaban a Mourinho por ser mucho más polémico. Y ahora que Vilanova ha entrado al trapo de lleno y se ha 'pringado' de arriba a abajo le felicitan por haber respondido a Pepe. No hay quien les entienda. Es una doble moral muy clara. Algo de lo que saben mucho en el club catalán, donde últimamente pregonan el independentismo junto a un deseo de continuar en la Liga española en el caso de que éste se diera. Puro capricho.

 

Y puestos a hablar de 'fair play', que Pepe mire lo que hizo Valdés cuando Cristiano estaba en el suelo lesionado: tirar el balón fuera. En esa misma jugada, con CR caído, Di Maríasiguió atacando. Cuestión de valores.

 

Otra vez con los valores. Los tienen hasta en la sopa. Justo después de haber aplaudido a Vilanova por haber dado una respuesta lamentable a lo dicho por Pepe intentan vender lo bueno que fue Valdés en una jugada intrascendente. Y, de paso, ensucian el nombre de Di María, como si el argentino fuera un mal compañero. Habría que preguntarles si para ellos representa los valores culés el corte de mangas que hizo Valdés en un partido la temporada pasada, la agresión que fingió Cesc de Medel o las mentiras de Tito sobre la gripe de Alba. Entre otras muchas. Pero seguramente para ellos sean cosas sin importancia, cosas de su doble moral...

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información