Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Turquía vence 0-2 en un difícil ambiente armenio

  • Partido cargado de connotaciones políticas que marcaron el choque
EFE EFE
Turquía se impuso a domicilio a Armenia (0-2), en la primera jornada del Grupo 5 clasificatorio para la Copa del Mundo 2010, en un encuentro sin brillantez, que no pasará a los anales de la historia futbolística aunque sí probablemente a los de la historia política.

Hay partidos que son mucho más que eso y el que se disputó en el estadio Hrazdan de Ereván fue un ejemplo de ello, pues no sólo se jugaban los tres primeros puntos de del Grupo 5 sino también la honra nacional de dos países enfrentados durante años.

Todo esto mientras, fuera del estadio, los dirigentes de ambos países, dejando de lado las pasiones nacionalistas, se esforzaban por descongelar las relaciones diplomáticas.

En el césped, la superioridad de Turquía, semifinalista en la pasada Eurocopa, era patente a priori, pero los futbolistas del equipo de Fatih Terim tuvieron que luchar con la presión de una afición en contra y contra el endiablado viento cargado de arena de las montañas del Cáucaso.

En el primer cuarto de hora los turcos dispusieron de varias ocasiones, dos de las cuales salieron de las botas de Emre Belözoglu, el centrocampista del Fenerbahçe entrenado por el español Luis Aragonés, la más bella de las cuales fue un disparo de falta que salió rozando el palo.

Durante el primer tiempo, Turquía intentó aprovechar balones largos que sorprendiesen a la defensa armenia, la parte más débil del equipo entrenado por el danés Jan Poulsen y que desesperaba al portero Román Berezovsky, quizás el futbolista con más caché de la selección armenia.

Sin embargo, los jugadores locales se replegaban rápidamente intentando suplir su falta de brillantez con la fuerza del número, lo que dificultaba mucho el ataque turco.

En el minuto 15, el jugador más rápido de Armenia, Artavazd Karamyan, se marchó por la banda tras regatear el centro del campo turco pero desperdició su ocasión lanzando un balón larguísimo que casi fue a parar a Azerbaiyán, el país vecino.

Esta fue la historia de casi todos los ataques armenios, que no conseguía sustituir con sus tremendas ganas de luchar su falta de precisión, que es también la falta de experiencia del equipo de un país que sólo tiene 17 años (anteriormente sus jugadores, si eran seleccionados, estaban encuadrados en el equipo de la Unión Soviética).

Ni siquiera las ocasiones claras, con balones recuperados en ataque tras fallos de la defensa turca supieron aprovechar los armenios que se hacían un lío con el balón entre las botas.

Turquía intentaba construir sus ataques con cierta dificultad, pues el juego en el centro del campo se ralentizaba por lo bronco del contacto físico, aunque el árbitro noruego prefirió no sacar tarjetas muy a menudo para no calentar más la ya de por sí alterada grada.

En el último cuarto de la primera parte, Turquía dispuso de sus dos ocasiones más claras. Pero Mevlut Erdinç, en ambas oportunidades, no fue capaz de batir al portero a pesar de haberse quedado sólo frente a él.

Tras la reanudación, en el minuto 61, llegó el gol que Turquía había buscado en una acción no demasiado brillante en la farragosa área armenia: Kazim pasó el balón a Tuncay que remató al fondo de la red desde el extremo del área chica.

Una de las acciones más bellas del partido la protagonizó el joven Arda Turan tras regatear en la banda izquierda a tres jugadores armenios que lo tenían prácticamente rodeado, aunque el pase posterior a Semih fue despejado por la defensa.

Precisamente Semith, delantero del Fenerbahçe, consiguió el segundo gol tras un saque de córner que antes cabeceó Emre.

Minutos después llegó otra oportunidad con la recuperación de un balón en ataque, pero Berezovsky bloqueó con acierto el disparo.

Aún con la moral tocada, es decir, despojados de su prácticamente única arma, los armenios probaron a echarse adelante pero tampoco así consiguieron nada.

Finalmente se impuso la superioridad técnica de los turcos que, sin un partido excesivamente brillante supieron hacer un par de goles que les valen los tres primeros puntos en el mismo grupo que España.



Ficha técnica

0 - Armenia: Roman Berezovsky; Sargis Hovsepyan, Robert Arzumanyan (Romin Kachatryan, m. 36), Alksandr Tateosyan, Aghvan Mkrtchyan; Levon Pachajyan, Artur Voskanyan, Ararat Arakeyan; Artavazd Karamyan, Hamlet Mkhitaryan, Edgar Manucharyan.

2 - Turquía: Volkan Demirel; Hakan Balta, Servet Çetin, Gökhan Zan, Gökhan Gönül; Emre Belözoglu, Mehmet Aurelio, Arda Turan, Tuncay Sanli (Ayhan Akman m. 60); Mevlut Erdinç (Kazim m. 45), Semih Sentürk (Gökhan Ãœnal m. 81).

Goles: 0-1. Min.61: Tuncay; 0-2.Min. 73: Semih

Árbitro: Tom Henning Ovrebo (NOR), Mostró tarjeta amarilla a Hamlet Mikhitaryan (m. 60), de Armenia, y a Gókhan Zan (m. 70), de Turquía.

Incidencias: Partido correspondiente a la primera jornada de la liguilla de clasificación, Grupo 5, para la Copa del Mundo de Fútbol de Sudáfrica 2010, disputado en el estadio Hrazdan de Ereván, ante unos 35.000 espectadores (dos tercios de su capacidad), de los cuales un centenar eran turcos y aproximadamente 200 periodistas extranjeros.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información