Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Victoria sin rival para el Barça

Luciano Sabatini, la crónica Luciano Sabatini, la crónica


Por mucho que lo maquillen, el grupo C de esta Champions en el que está encasillado el Barcelona es un chollazo. Si el Sporting de Lisboa estaba llamado a ser el rival más peligroso que iba a tener el Barça en la liguilla, Guardiola puede jugar con los juveniles a partir de ahora. Los lusos no mostraron nada digno de la máxima competición continental, más que algunas pinceladas de Moutinho, y el Barça jugó a placer y ganó como si de la pretemporada se tratase.

Los azulgrana se la jugaban, a pesar de ser algo tan nimio como el primer partido de una larga fase de grupos en la Champions, el miedo ya se palpaba en el ambiente durante las horas previas al partido en la ciudad condal. Un miedo que había empapado todo el club y hasta a Pep Guardiola, ese tipo de jersey de cuello de pico que pareciera estar más allá del bien y de mal.

Por ello, para el envite, el bueno de Pep se dejó de probaturas con los canteranos y sacó toda la artillería disponible: Alves, Márquez, Keita, Iniesta, y el tridente, Henry-Etoo-Messi, toda una declaración de intenciones, y de la importancia que le daba al choque. Pero nada más rodar la pelota se vio que el Sporting no iba a ser más que una penosa comparsa de baile para los azulgranas.

Intentando alejar los fantasmas el Barça prescindió más de lo habitual de la circulación y quiso demostrar que puede llegar a portería con peligro. Iniesta, Henry y Etoo lo intentarían primero con tiros lejanos y poca puntería. Pero tuvo que aparecer Messi, para trazar una diagonal de ensueño, pasando la pelota entre las piernas de Moutinho y disparar con suavidad para que el balón se perdiese lamiendo el palo. La jugada no fue gol, pero lo mereció, y además espoleó a los suyos.

Minutos después, las facilidades del Sporting de Lisboa se hicieron patentes, cuando a la salida de un córner el mexicano Rafa Márquez se encontraba un balón franco en el corazón del área para remachar a placer con la cabeza y poner el primero en el marcador. Demasiado fácil.

El Sporting era todo un poema, no lograba cruzar el centro del campo, debido a la presión culé y ayudado por la inoperancia lusa. Sólo Moutinho ponía algo de criterio en la distribución y garra en el robo, pero sus esfuerzos se diluían como azucarillos en el café azulgrana. Otro que lo intentó fue el argentino Romagnoli, quizá junto a Moutinho el hombre de más calidad del centrocampo portugués. El ex San Lorenzo fue una auténtica sensación cuando debutó con 17 años, pero una grave lesión cortó su progresión que iba directo a la selección albiceleste. El argentino fue el primero en disparar a la portería de Valdés e igualmente el que estrenó los huecos que acostumbra a dejar atrás el equipo de Guardiola con un pase en profundidad que Djalo no supo aprovechar.




Tímida reacción del Sporting y puntilla azulgrana

Con pundonor y poco juego saltaría el Sporting en la segunda mitad. Este equipo ni siquiera era la sombra de aquel que se vio en el trofeo Santiago Bernabéu (y que perdió por 5-3). El Barcelona, aporvechando las facilidades del rival, siguió a lo suyo: balones al área y llegadas constantes.

El defenestrado Rochemback, que volvía al Cam Nou de donde fue repudiado, tendría una buena ocasió para empatar pero su disparo se fue ligeramente desviado. Todo ello antes de que el Barça recibiera la típica ayudita para apuntalar el partido, en forma de penalti. Etoo corrió a por un balón al área y en el contacto con el central Abel cayó muerto cual fulminado por un rayo. El colegiado regaló la pena máxima y el segundo de los culés.

Entonces el Sporting intentó la machada: con corazón se fue arriba y conseguiría poner los nervios en el cuerpo de Guardiola cuando recortaron distancias con un tanto de Tonel tras una falta sacada por el recién ingresado Miguel Veloso (que, por calidad, debería haber jugado de la partida). Por unos minutos el Barça tembló, Puyol se lesionó, y el Sporting falló en su itnento de crear peligro cuando su rival estaba confundido.

El tercer tanto culé dejaba las cosas como estaban, obra de Xavi, abonado al gol con la libertad de llegar que le da no ocupar el pivote defensivo. Primeros puntos para el Barcelona en un grupo (con Basilea y Shaktar) donde si no es primero es para hacérselo mirar.

La ficha del partido:

3 - Barcelona: Valdés; Alves, Puyol (Silvinho 88"), Márquez, Piqué; Keita, Iniesta, Xavi; Henry (Pedrito 75"), Messi y Etoo (T. Yaya 66").

1 - Sporting: : Rui Patricio; Derlei, Tonel, Polga, Caneira (Pereirinha 79"); João Moutinho, Rochemback, Izmailov, Romagnoli (Veloso 65"); Abel y Djalo (Hélder Postiga 62").

Goles:

1-0,minuto 21: Córner botado por Xavi, que remata de cabeza el mexicano Márquez completamente solo en el corazón del área.

2-0,minuto 58: Etoo marca un penalti my riguroso cometido sobre él mismo.

2-1,minuto 72: Tonel remacha en el área pequeña y ante la pasividad de la defensa un servicio de Miguel Veloso desde una falta lateral.

3-1,minuto 87: Jugada que inicia Xavi en el medio, cede a Iniesta que le devuelve un centro para que remate el propio Xavi al fondo de las mallas.

Árbitro: Laurent Duhamel (FRA) amonestó con cartulina amarilla a Piqué (70") y a Rochemback (84").

Incidencias: 85.000 espectadores que no llenaron al completo el Camp Nou para presenciar el debut culé en la Liga de Campeones.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información