Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Villa ejerce de líder y mantiene primero al Valencia

EFE EFE
El Málaga, en una situación complicada, con cero goles a favor y un solo punto en la clasificación, afrontó el partido contra el Valencia con la imperiosa necesidad de conseguir la victoria para acabar con la incertidumbre y las numerosas críticas que recibió el equipo y acabó perdiendo por 2-0, con dos tantos de Villa.

El rival no era el más apropiado para iniciar la escalada. Un Valencia, líder hasta el miércoles, pero invicto desde hace un mes cuando perdió el partido de vuelta de la Supercopa frente al Real Madrid. Pero además, visitaba un campo propicio, donde hace algunas temporadas se proclamó Campeón de Liga o goleaba 1-6 a los malaguistas.

La falta de poder ofensivo lo intentó arreglar el técnico del Málaga, Antonio Tapia, con la convocatoria del delantero Salva Ballesta, alejado por una lesión de los terrenos de juego desde la pasada temporada, aunque no salió desde el inicio. En cambió perdía por unas molestias físicas a su referente, el punta Alberto Luque.

La ausencia de Luque, hizo que el punta francomarroquí Nabil Baha, jugará más adelantado y su posición la ocupara Adrián, que debutaba como titular en esta temporada.

Su homólogo, Unai Emery, hizo tres cambios con respecto al once que ganó al Osasuna, Angulo, Pablo Hernández y Del Horno, sustituyeron a Morientes, Joaquín y el italiano Moretti, respectivamente.

Un Málaga sin pegada

El Málaga empezó mandando, aunque sin excesivas ocasiones. Mucho toque en el centro del campo y una defensa segura. El Valencia controlaba el partido y acciones esporádicas se acercaba a la portería del guardameta malaguista Francesc Arnau. El defensa Albiol, avisó a los seis minutos con un cabezazo tras un córner que salió por encima de la portería por poco.

La ocasión más clara del encuentro llegó en el minuto 15. El portugués Fernándes lanzó una falta, tocó en la barrera y el balón salió despedido para impactar con el poste izquierdo de la portería, cuyo rechace no supo controlar Villa, que mandó el balón directamente fuera.

Los demás minutos fueron rácanos en fútbol por ambas partes. Sin ocasiones claras y mucho miedo y respeto, sobre todo del Málaga, metido en la incertidumbre y en el ocaso de la clasificación. El equipo blanquiazul con su mejor voluntad lo intentaba con balones largos para que corrieran Adrián y Baha, pero los dos estuvieron muy vigilados por los defensas visitantes. Ni un solo tiro a puerta en 45 minutos, poco bagaje para un equipo local.

El técnico del Valencia no lo veía claro. Su supuesta superioridad de la primera parte no se tradujo en goles. Quería más movilidad en los segundos cuarenta y cinco minutos. Retiró a Fernándes, tenía una amarilla y puso en su sitio al brasileño Edu, y la mala tarde de Pablo Hernández en la banda derecha hizo que Joaquín, jugara en su sitio.

Pero fue el Málaga, con su mismo once del comienzo, el que atosigó al Valencia. En el minuto 52, un disparo de Adrián, lo repele Renan y su rechace le llega a Barros, que completamente solo dispara y su lanzamiento lo saca en la línea de gol el defensa internacional Albiol.

Es posible que el Málaga no tuviera otra tan clara. Tapia, se dio cuenta que había que adelantar las líneas y los dos delanteros presionaban prácticamente en la frontal del área contraria. No le sirvió de mucho, porque el conjunto blanquiazul dominaba pero no llegaba. Es su problema. Falta calidad, no hay organizador y el fútbol directo es su peligro. En otra época valía con el delantero brasileño Fernando Baiano, ahora no hay nadie que la introduzca en la portería.

Villa, la otra cara de la moneda

El Valencia sin hacer un gran partido se veía superior. Villa no había aparecido en todo el partido, pero le llegó una y no la desaprovechó. Era el minuto 70, un lanzamiento de Mata, que repelió Arnau, el esférico le volvió a llegar a Mata, que centró y en el área pequeña, sólo, el delantero internacional de cabeza conseguía el primer tanto del partido.

Esa es la grandeza del fútbol. Un Valencia sin ocasiones, frustrado, llega una vez y marca. La calidad se paga y por eso David Villa, es el punta más determinante de Europa.

La sentencia llegó en el descuento. Villa cazó un balón al contragolpe, con un Málaga desconcertado, errático, estático y por bajo batió al guardameta Arnau. El segundo y de nuevo líder el conjunto valenciano, que lleva más de un mes sin perder con un juego poco vistoso pero efectivo.

Lo que vale son las victorias y el equipo malaguista es el único de Primera División que todavía no ha marcado. 360 minutos, una marca negativa y un solo punto en la clasificación. Tendrá que mejorar porque sino huele a Segunda División.

Ficha Técnica:

0.- Málaga CF: Arnau; Gámez, Weligton, Hélder, Calleja; Duda (Luque, m. 74), Barros, Lolo, Eliseu (Cheli, m. 66); Adrián y Baha (Salva, m.74).

1.- Valencia CF: Renan; Miguel, Albiol, Alexis, Del Horno (Moretti, m. 68); Pablo Hernández (Joaquín, m. 46), Albelda, Fernándes (Edu, m. 46), Mata, Angulo y Villa.

Goles: 1-0 M: 70. Villa. 2-0 M: 90: Villa.

Árbitro: Alvarez Izquierdo (Comité Catalán). Mostró tarjeta amarilla al malaguista Weligton (m.80) y roja directa por una falta a Salva Ballesta (m. 88), y a los jugadores del Valencia Fernándes (m. 17), Del Horno (m. 30), Alexis (m. 45) y Edu (m. 90).

Incidencias: Partido correspondiente a la cuarta jornada de Liga de Primera División disputado en el estadio de La Rosaleda de Málaga ante unos 28.000 espectadores
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información