Ir a versión clásica Ir a versión móvil

La Real pierde y el Albacete encuentra un empate en el 94

EFE EFE
SEVILLA 1-0 REAL SOCIEDAD

Un golazo anotado por el finlandés Timo Pukki en la primera mitad le dio la primera victoria del campeonato al Sevilla Atlético, que la consiguió ante una Real Sociedad que se presentó en el Sánchez Pizjuán en la lucha por los puestos alto y que ha caído derrotado por primera vez en esta Liga.

El filial firmó unos notables noventa minutos gracias al partidazo de Cala en tareas defensivas, Cordero en las creativas y el acierto de Timo Pukki ante Bravo.

La Real Sociedad, muy desdibujada durante todo el choque, trató al inicio de sacudirse la mejor colocación de los locales, pero lo hizo con un fútbol pobre.

Ante esa mediocridad llegó el 1-0, a los 21 minutos obra del debutante Pukki, cuando el finés, de extraordinario pelotazo desde el borde del área, anotó el tanto de la jornada.

Falta de profundidad donostiarra

Mal se le pusieron las cosas para los de Lillo, que con el marcador en contra adelantaron líneas en busca de la igualada, pero la apuesta sólo le valió para tocar el balón sin excesivo sentido.

Pudo ser peor para los intereses vascos si en el minuto 32 José Carlos hubiera enviado entre los tres palos un balón que salió rozando el larguero, o si Pukki culmina con éxito una gran asistencia de Cordero.

En la reanudación, los donostiarras saltaron al campo con la mente puesta en nivelar la balanza y en el minuto 53 Díaz de Cerio cerca estuvo de anotar el 1-1, pero su latigazo rozó el poste.

El filial comenzó a pagar el esfuerzo realizado en la primera parte, pero el empate no llegaba y Lillo tiró de Marcos para revitalizara una vanguardia ineficaz.

Entre los ataques visitantes llegaron también los contragolpes del Sevilla Atlético, que estuvo cerca en varias ocasiones de poner el 2-0.

En el minuto 78, la Real Sociedad estuvo más que cerca que nunca de la igualada, gracias a un libre indirecto dentro del área por lo que el árbitro consideró una cesión al portero, pero Marcos no pudo aprovecharlo y el balón acabó en córner.

De ahí hasta el final, el conjunto de San Sebastián no tuvo mucho más poder para intentar la igualada, aunque el 1-0 siempre dio incertidumbre hasta la conclusión.

---------------------------------------------------------------------------------------------

EIBAR 1-1 ALBACETE

Un gol de Belencoso en el minuto 94 dio el insospechado empate al Albacete en Ipurúa y dejó sumido en la más absoluta decepción al Eibar, que instantes antes había estrellado un balón en la cruceta del portero manchego.

Los guipuzcoanos pocas veces tendrán un partido tan a favor, porque después de un primer tiempo igualado y en el que, a pesar de tener más el balón en sus pies el cuadro visitante, las mejores ocasiones fueron de los de casa, en el minuto 40 la expulsión de Tarantino les allanó el camino hacia el triunfo.

Ya en la última acción del primer tiempo Sutil obligó a Jonathan López a una gran intervención para evitar el gol armero, aunque el guardameta manchego, que dejó en el banquillo a Cabrero, nada pudo hacer en el minuto 54, cuando Lombraña culminó por el centro una buena combinación de los locales.

Con el marcador a favor y un hombre más sobre el césped, el Eibar se adueñó por completo del partido y minimizó las opciones del Albacete, que apenas dispuso de sendos cabezazos de Iker Begoña y Diego Costa como mejores opciones.

Según pasaban los minutos cada robo de balón suponía para los eibarreses una posibilidad de contragolpe, pero en el minuto 80 Cases disparó alto, en el 87 Beltrán no supo aprovechar un balón suelto con la portería albaceteña desguarnecida, y ya en el 94 el cabezazo de Toquero se estrelló chocó contra la madera.

La rápida transición ofensiva del Albacete propició la jugada decisiva, porque Belencoso acertó a poner la testa ante el buen centro desde la izquierda de Marco Navas y el balón entró en la red a pesar del desesperado esfuerzo de Zigor Goikuria.

El gol manchego supuso la alegría inmensa de la expedición visitante y dejó sin dos puntos que ya acariciaba el cuadro de Carlos Pouso.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información