Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Vergonzosas facilidades rojiblancas

  • El Almería regaló con su apatía tres goles en 20 minutos y puso en bandeja la victoria al Barça
Loopy de Loop, la crónica Loopy de Loop, la crónica


El Almería se empeñó en ser el peor equipo que ha pasado por el Camp Nou y se llevó la palma. Ofreció los mil y un regalos como si de un Rey Mago se tratara y el Barça hizo el resto. Los de Arconada se unieron a la maldita lista que completan Atleti y Sporting, equipos rojiblancos que le han regalado los puntos a Guardiola y los suyos. Es innegable que el equipo andaluz ha bajado muchos enteros tras la marcha de Unai Emery. En el Camp Nou no se vio ni la sombra de ese equipo que estuvo a punto de meterse en Europa la temporada pasada. Enfrente de Arconada se plantó una apisonadora y éste puso los pies, el cuerpo, la cabeza y de pasó encendió el contacto para suicidarse.

Guardiola, tras doce alineaciones diferentes, volvió al primer once con el que salió ante el Numancia en el estreno liguero, o sea, sin canteranos. Así, destapó la realidad de que los jugadores verdaderamente importantes para el de Santpedor son los de siempre, muy por encima de Busquets, Bojan, Víctor Sánchez o Pedrito. Pero más allá de los nombres de los azulgrana el partido lo decidiría la apatía almeriense que reinó desde el pitido inicial.

Goles regalados

Pronto comenzaría a hacerse patente la displicencia de los de Arconada cuando a los 4 minutos de partido Pellerano no era capaz de despejar con contundencia un balón por alto que dejaba muerto para que Etoo empujara a la portería donde sorprendentemente tampoco estaba Diego Alves que había salido a por uvas. Sin pausa, siguieron los aciertos culés y los despistes rojiblancos. Henry se encontraba un tiro cruzado de Messi en el área pequeña y sólo tenía que empujarlo a gol, un segundo tanto que marcaría hasta un benjamín.

A partir de aquí el Almería bajaría los brazos y desaparecería por completo. Iniesta encontraba huecos allí por donde pasaba, y con agradecimiento colocó el pase del tercero que Xavi regalaría a Etoo. 20 minutos de castigo para los andaluces que pagaron con exceso la relajación con la que habían tomado el encuentro. El camerunés haría también el cuarto aprovechando otro rechace mal despejado de la defensa almeriense tras una cabalgada de Messi por la banda.



Con el Almería fuera del partido, hubo jugadores de raza, los menos, que quisieron revelarse contra las circunstancias: Corona, Ortiz o Negredo lo intentaron, y en un gesto de rabia del delantero ex madridista se tiró a los pies de Márquez para presionarle barriéndole sin piedad. Pérez Burrull castigó con dureza la entrada del almeriense con una roja directa, en una jugada que quizá podría haber sido saldada con algo menos. Pero el destino del partido estaba escrito, y minutos después, y con todas las facilidades ofrecidas, Dani Alves pondría su granito de arena con un gol de tiro lejano de falta. Habrá que investigar si Diego Alves, portero de los andaluces, es primo lejano del lateral azulgrana, pues su estirada fue tardía y desganada.

El esfuerzo almeriense llegó 45 minutos tarde

En el descanso Arconada puso las cosas en su sitio. Introdujo un hombre más en el lateral izquierdo, Mané, para tapar los continuos agujeros que se formaban en esa zona. Ésto trajo cierto equilibrio al partido, que gracias al conformismo culé hizo que la sangría no fuera mayor.

El almeriense Guillerme estrelló un tiro lejano en el larguero y se mostró incisivo por la banda, pero ya era tarde para la reacción. Además Pérez Burrul también quiso contribuir, para no perder las buenas costumbres arbitrales y perdonó un claro penalti de Puyol que no dejó rematar un rechace de Valdés en el área al recién ingresado Natalio. Aprovechando la goleada, Guardiola introdujo a Bojan y a Víctor Sánchez, por eso de que luego no digan que dejó de dar bola a los canteranos.

El Barça bajó el pistón y el Almería subió ligeramente el nivel, lo que hace pensar qué hubiera pasado si los de Arconada se hubieran tomado el partido en serio desde el primer minuto. Tres puntos y trabajo para Guardiola, que si continúa con su prudencia comedida deberá frenar la algarabía de aquellos que durante la semana bombardearán con sus oportunistas cantinelas y titulares de que el dream team ha vuelto.

La ficha del partido:

5- Barcelona: Valdés, Alves (Víctor Sánchez 72"), Puyol, Márquez, Abidal, Xavi, Iniesta, Touré (Hleb 58"), Messi, Henry (Bojan 65"), Etoo.

0- Almería: Alves; Bruno, Carlos García, Pellerano, Guillerme; Soriano, Julio Álvarez; Juanma Ortiz (Natalio 80"), Corona, Crusat (Mané 46"); Negredo.

Goles:

1-0,minuto 5: Etoo aprovecha un rechace por alto de la defensa y una mala salida del portero almeriense para marcar de volea a placer.

2-0,minuto 14: Carambola en un tiro de Messi con la derecha que se iba al córner y toca Henry en área pequeña para remachar a gol.

3-0,minuto 21: Etoo culmina una gran jugada colectiva con un pase interior de Iniesta a Xavi.

4-0,minuto 24: Jugada individual de Messi que cede para que Etoo marque en línea de gol.

5-0,minuto 36: Dani Alvés marca de falta con una mala estirada del portero rival.

Árbitro: Pérez Burrull (comité cántabro) amonestó con cartulina amarilla a Crusat (30"), Ortiz (44"), Soriano (80") y expulsó por roja directa a Negredo (30").

Incidencias: No volvió a llenarse el Camp Nou, 60.000 espectadores. En los prolegómenos del partido se guardó un minuto de silencio por la muerte del antiguo jefe de comunicación azulgrana, Ricard Maxens.
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información