Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Simeone se puso nervioso y dejó una imagen bochornosa

  • El argentino podría ser sancionado con tres partidos
Simeone habla con el colegiado Mateu Lahoz Simeone habla con el colegiado Mateu Lahoz
Simeone sacó a relucir una nueva 'marrullería'
Defensa Central Defensa Central

Simeone es de esos entrenadores que las 'mata' callando. Constantemente intenta mantener una imagen de niño bueno de cara a la prensa y los aficionados, pero cuando está en el campo es él en estado puro y no engaña a nadie. El argentino lo intenta con todas sus fuerzas, pero no siempre es el más listo del lugar, tal y como pretende. 

Para siempre quedará la ovación que Simeone se llevó de la prensa en Lisboa tras la final de la Liga de Campeones de 2014. El argentino acababa de ser expulsado por intentar encararse con Varane en pleno partido, pero los medios quisieron brindarle un homenaje inexplicable. Y es que el 'Cholo' tiene comiendo de su mano a muchas personas, aunque luego a la hora de la verdad él mismo se deje en evidencia con comportamientos que no tienen la más mínima justificación. El último de ellos el de este sábado, cuando orquestó en cuestión de segundos un 'boicot' desde su banquillo para que el Málaga no marcara.

El partido marchaba con 0-0 en el marcador y estaba a punto de llegar al descanso. El Atlético sufría cuando el conjunto andaluz armó una contra por la banda izquierda, justo frente a la zona técnica. De pronto el argentino se dio la vuelta y con gestos indicó a una de las personas situada al lado del banquillo que lanzara un balón al campo para estorbar al jugador rival. Dicho y hecho. El esférico entró en el terreno de juego, aunque por fortuna la acción pudo continuar. Sin embargo, el trencilla Mateu Lahoz ya le había cogido la matrícula y decidió expulsarle en el descanso.

Bien es cierto que Simeone no lanzó directamente el balón, pero el colegiado se basó en el Artículo 101.2 del Código Disciplinario de la R.F.E.F. para expulsarle por considerarle responsable de lo ocurrido. Posteriormente el propio técnico reconoció en rueda de prensa que la decisión había sido la correcta y que un recogepelotas había sido el culpable de lo sucedido. Lo que venía ser una 'confesión' de culpabilidad por lo ocurrido, pues no negó que él hubiera ordenado la ejecución de la treta. En consecuencia, ahora pende sobre él una posible sanción de tres partidos, la cual podría suponer su despedida definitiva de la presente Liga justo cuando el título está pendiente de definirse.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información