Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Modric, un genio que pudo acabar entre fogones

  • De no haber sido futbolista, su intención era abrir un restaurante
Modric en un entreno con Croacia Modric en un entreno con Croacia
Luka Modric en un entrenamiento
Alejandro Albaladejo Alejandro Albaladejo

Es por todos conocido que la infancia de Luka Modric no es precisamente la de un chaval corriente. Exiliado por la guerra, tuvo que compartir sus primeros años de vida entre bombas, pobreza, soldados y todo lo que conlleva una batalla como la que tuvo lugar en los balcanes. 

Pero como todo niño tenía sus sueños y el suyo era ser futbolista. Es lo que siempre le ha apasionado pero era consciente de la dificultad que suponía poder llegar hasta donde él ha llegado. En un reportaje publicado por la UEFA con motivo de la Eurocopa se desvela qué hubiera sido del pequeño genio si no se dedicara al fútbol. 

Luka Modric siempre quiso tener un restaurante propio. Tanto es así que el croata incluso estudió en una escuela de restauración con la idea de formar su propio negocio dentro de la hostelería. Finalmente su camino, afortunadamente para los amantes del fútbol, fue por un camino completamente distinto y ahora podemos disfrutar de su magia en los terrenos de juego. 

El Dinamo de Zagreb le dio la oportunidad de dar el salto al fútbol profesional y dejó a un lado la posibilidad de abrir un restaurante para centrarse única y exclusivamente al fútbol. Años después, se ha convertido en uno de los mejores centrocampistas de las últimas décadas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información