Ir a versión clásica Ir a versión móvil
12 noviembre 2016

Guardiola pasa a ser el 'señor fracaso'

  • El entrenador del City está cuestionado por la prensa inglesa y su propio vestuario empieza a pasar de sus métodos.
Guardiola Guardiola
Guardiola
Rubén Gómez Rubén Gómez

Al señor que ‘inventó’ el fútbol de élite se le está escapando de las manos el vestuario del Manchester City. Sí, Guardiola continúa con el agua al cuello por la discreta campaña que lleva con los ingleses y que, además, ya empieza a afectar en la zona más importante del equipo, los propios jugadores.

Ya ha quedado demostrado en más de una ocasión que Guardiola no es un buen líder de vestuarios. En Barcelona se las tuvo tiesas con Etoo, hasta el punto de tener un cara a cara público que si no terminó a mayores fue porque había cámaras y tocaba tirar de teatralidad para salvar la papeleta.

En el Bayern de Múnich no le fue mucho mejor en el tema vestuario. De hecho, hace pocas fechas era un peso pesado del equipo germano, Robben, el que aseguraba que Guardiola no era un tipo que les concediera libertad a la hora de jugar. Un palo en toda regla para un técnico que salió de Alemania escaldado por sus ridículos en la Champions.

En su actual equipo, el Manchester City, ya le han tomado la matrícula desde diversos sectores. El primero, la prensa y los aficionados. La derrota en Barcelona en la Champions y la sufrida ante el United de Mourinho no se olvidan. De hecho, pasando de su habitual criterio de sobar el balón, fue como los ingleses pudieron ganar a los culés en el partido del Etihad. Saltarse la norma Guardiola fue la clave de un equipo ramplón, cuadriculado y que juega encorsetado por culpa de un Pep que ya aburre en la Premier. Y eso que sólo lleva unos meses.

Sin embargo, el mayor problema que tiene el adalid del catalanismo más rancio que estuvo jugando con la selección española por amor a los colores (del dinero, lógicamente) es que el vestuario se le ha ido de las manos. Los jugadores ya no creen en sus métodos y los problemas que ha tenido con Hart (un emblema del equipo), Nasri (que ahora triunfa en Sevilla) o Touré le han dejado marcado. El vestuario está dividido y en cualquier momento puede estallarle en las narices. En esta ocasión tirar de ‘valors’ no le va a servir de mucho, la prensa inglesa no tiene ese tipo de tragaderas. 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información