Ir a versión clásica Ir a versión móvil
20 noviembre 2016

Las críticas culés a Cristiano ya huelen a podrido

  • En Barcelona se empiezan a repetir en sus ataques al luso
Cristiano celebró de forma especial sus goles en el Calderón Cristiano celebró de forma especial sus goles en el Calderón
Las celebraciones de Cristiano, otra vez a escena en Barcelona
El Infiltrado El Infiltrado

Saludos, amigas y amigos de DC. Aquí, desde mi guarida madridista, os haré llegar a todos vosotros todo lo que se dice y se habla del Real Madrid por estas tierras. Desde los medios de comunicación de Cataluña acusan a lo que ellos llaman 'la Prensa Mesetaria' de hacer todo lo posible para intentar desestabilizar al Barcelona. Yo os voy a demostrar que lo que se dice aquí del Real Madrid poco o nada tiene que ver con el seny del que tanto presumen los culés. Este lunes iniciamos la semana con la primera entrega de todo lo que está diciendo la prensa culé sobre el Real Madrid. No tiene desperdicio...

1. Las celebraciones, el único aspecto en el que pueden atacar a CR7

Cristiano Ronaldo lleva semanas ensayando posados, hemos podido ver en su cuenta Instagram como hacía poses dignas de un maniquí ahora que tan de moda está la palabra.

En el Calderón, tras marcar el segundo gol del partido, el del penalti, se acercó a la banda y se agachó para posar con la mano en la barbilla como si el pensador de Rodin se tratara para indignación del Vicente Calderón.

Y para rematarlo, Cristiano Ronaldo, tras marcar el tercer gol se plantó en el estadio rojiblanco mirando desafiante a la afición del Vicente Calderón a la que ya encendió del todo.

En total dos, celebraciones del portugués mirando al público del Vicente Calderón que encendieron los ánimos de la afición rojiblanca que estaba en el estadio Vicente Calderón. El último derbi liguero que vivirá un estadio que echará el cierre al final de la temporada.

¿Se considerará que Cristiano Ronaldo provocó a los aficionados del Vicente Calderón?

Respuesta del Infiltrado: Cristiano hizo el pasado sábado el mejor partido de la temporada en el Vicente Calderón. El luso anotó un hat-trick y dejó en evidencia a la que presumía de ser la mejor defensa del Viejo Continente. Fue una actuación inapelable que, lógicamente, acabó sentando muy mal en Barcelona. De hecho, es posible que los culés tarden semanas en digerir lo ocurrido, porque este triplete anotador sirvió para acabar de una vez con el absurdo debate que se había creado en las últimas semanas sobre quién debe ganar el Balón de Oro.

En la Ciudad Condal han terminado por hacerse a la idea de que Cristiano saldrá de este 2016 como indiscutible triunfador del año. A pesar de empezar la temporada con dudas evidentes, el 'crack' apareció y respondió a la presión en el partido más importante de lo que llevamos de temporada, lo que además le ha servido para acallar las críticas existentes. Aunque no todas, porque por lo visto en la prensa barcelonista todavía les quedaba munición de 'fogueo' y de la más absurda.

Como en lo deportivo no pudieron achacarle nada al 'crack', la prensa barcelonista recurrió a un tema ya podrido y apestoso. Sí, nos referimos al de las celebraciones. No hace ni un mes que 'Sport' se preguntaba si el portugués había provocado a la afición del Alavés celebrando de forma ostensible sus goles en Mendizorroza. Y con el derbi del Calderón se ha vuelto a repetir la historia, ya que este mismo diario ha 'calcado' esta crítica para intentar dejar mal a la estrella del Real Madrid.

Todo responde a una campaña para lavar la imagen de jugadores como Messi o Neymar y de intentar ensuciar la de Cristiano. Porque no se puede olvidar la que lio el Barcelona en Mestalla hace unas semanas con la actitud provocadora y chulesca de sus futbolistas desafiando a la grada. Así que ahora en Barcelona quieren hacer creer al mundo que el portugués hace lo mismo que sus jugadores, lo cual vendría a justificar su patético comportamiento.

Pero este argumento tiene un problema importante: Cristiano no se dirigió a la afición rival ni en Mendizorroza ni en el Calderón. El gran matiz que diferencia a uno con los otros es que el madridista no miró a los aficionados rivales ni les insultó. Él se limitó a mostrar su alegría con sus compañeros y con la grada. Por lo que no hubo ni el más mínimo atisbo de provocación. Todo jugador es libre de celebrar sus éxitos como le plazca sin faltar el respeto a sus rivales y eso es algo que CR7 cumplió a rajatabla y que los futbolistas azulgranas se saltaron a la torera en Valencia.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información