Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Real Zaragoza tiene un endeudamiento neto de 66,7 millones de euros

EFE EFE

El Real Zaragoza SAD ha presentado y aprobado hoy las cuentas de la temporada 2007-08 en la Junta General de Accionistas que ha celebrado y que recogen un endeudamiento neto que asciende a 66,7 millones de euros, ligeramente inferior al que registraba al final del ejercicio anterior y que era de 67,4 millones de euros.

Al mismo tiempo el valor neto del inmovilizado ha aumentado en 5,2 millones de euros, desde los 44,2 millones del ejercicio anterior a los 49,4 millones del actual.

Igualmente, la gestión de la temporada 2007-08 arroja un resultado neto negativo de 1,65 millones de euros, mientras que el resultado antes de impuestos es positivo y alcanza los 265.000 euros, todo ello producto de unas pérdidas de 23,34 millones de euros compensadas con unos beneficios de 23,61 millones procedentes de la venta de jugadores (4,04) y, principalmente, de la enajenación de las oficinas de la sociedad (19,57).

En la Junta han estado presentes el 97,37% de las acciones de la sociedad y se han aprobado las cuentas con el voto favorable de 1.952.014 de acciones, el voto en contra de 1.014 acciones y 1.595 abstenciones.

"Los resultados son muy similares a los del año anterior"

El presidente del Real Zaragoza, Eduardo Bandrés, ha explicado en la Junta que los resultados son "muy similares a los del año anterior" y que se ha tratado de equilibrar las cuentas como se suele hacer siempre, con la venta de activos de la sociedad, "tal y como hacen la mayoría de los clubes".

El dirigente zaragocista ha añadido que el año actual se presenta "con severas dificultades económicas" por el descenso a Segunda División, ya que se reducen los ingresos por la venta derechos audiovisuales y por la pérdida de patrocinio. Esto, a juicio del presidente del Real Zaragoza, va a suponer tener mayores pérdidas que las del último ejercicio, que serán compensadas con el dinero ingresado por venta jugadores tras el descenso y que serán aplicadas a la presente temporada.

Bandrés espera que si el equipo asciende se puedan compensar dichas perdidas a lo largo de unos tres o cuatro años. "El escenario que no contemplamos de no subir sería muy duro en cuantos a términos económicos. Aún así no creo que corriera peligro la supervivencia del club pero sí el retorno a Primera División porque habría que vender más jugadores para equilibrar las cuentas, lo que supondría una descapitalización", ha indicado.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información