Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alto voltaje en el Bayern-Hoffenheim

Se juegan el liderato en el Allianz
EFE EFE

El duelo que disputarán mañana el campeón alemán, el Bayern de Múnich, y el actual líder del torneo, el Hoffenheim, concentran la atención de la decimosexta jornada de la Bundesliga. El Bayern es el directo perseguidor del Hoffenheim, está tres puntos por debajo y para conquistar el liderato tendría que ganar por goleada puesto que el líder le lleva una ventaja de seis goles en el gol diferencia.

Un clásico contra un 'novato'

La constelación actual -y el detalle de que el Hoffenheim es un equipo recién ascendido que nunca antes había estado en la máxima categoría del fútbol alemán- ha hecho que el partido entre los dos haya sido tema de discusión durante toda la semana. "Naturalmente somos mejores que el Hoffenheim. Y allí a los jugadores se les paga más que lo que normalmente se dice", dijo el director deportivo del Bayern, Uli Hönnes, aludiendo al papel que juega en ese equipo el talonario del mecenas Dietmar Hopp.

El entrenador del Hoffenheim, Ralf Rangnik, no tardó en contestarle. "Si quieren un espectáculo retórico, sigan al Bayern. Si quieren ver buen fútbol, sigan al Hoffenheim", dijo Rangnick. En todo caso, a comienzos de temporada nadie hubiera pronosticado que el partido de mañana fuera a ser el más importante de la jornada y que fue a ser incluso calificado por muchos como el partido del año.

La revelación que dejó de serlo

A comienzos de temporada, el Hoffenheim era visto con curiosidad. Desde que estaba en tercera división, cuando Hopp llevó a Rannick y el director deportivo Bernhard Peters al equipo, había sido seguido con cierto interés y se registró con respeto la llegada fulminante a primera en apenas dos temporadas.

Pero los pronósticos iniciales veían al equipo, en el mejor de los casos, peleando por un puesto de mitad de tabla y, en el peor, luchando contra el descenso. El respeto, además, no siempre era simpatía porque el equipo se veía ante todo como el juguete de un millonario, al que muchos han llamado el Abramovic alemán, y como un producto artificial sin tradición alguna.

Con el paso de las jornadas, el equipo se fue ganando las simpatías sorprendiendo no sólo con los resultados sino también con un fútbol abierto, desenfadado y atractivo. El pase corto, el juego a ras de tierra y la vocación ofensiva son los tres pilares fundamentales de la filosofía de Rannick que ha conseguido los jugadores para intentar desarrollarse, aunque la mayoría de los nombres no le sonasen a nadie la temporada pasada.

El Bayern no se fía

Ahora, algunos se han convertido en estrellas de la Bundesliga, como el goleador Vedad Ibisevic, con 17 goles marcados en las 15 jornadas disputadas. El Bayern, que tras un comienzo aparatoso viene en racha y en las últimas ocho jornadas ha ganado siete partidos y empatado uno, está picado.

El ex-meta Oliver Kahn ha tratado de explicar lo que deben estar sintiendo sus compañeros de cara al partido de mañana. "El Bayern es el Bayern y nadie se siente bien si un recién llegado está por encima de ti", dijo Kahn en una entrevista con el diario "Bild". En el mes de noviembre, en la encuesta mensual que organiza la revista "Kicker", la estrella del Bayern, Franck Ribery, fue declarado el mejor jugador de la Bundesliga. Ibisevic, que había sido declarado el mejor jugador de octubre, fue segundo.

La jornada la continuarán los siguientes partidos:

Sábado:

Schalke-Hertha, Eintracht-Bochum, Karlsruher SC-Werder Bremen, Energie Cottbus-Stuttgart, Arminia Bielefeld-Borussia Dortmund y Borussia Mönchengladbach-Bayer Leverkusen.

Domingo:

Wolfsburgo-Hannover 96 y Colonia-Hamburgo.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información