Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El victimismo culé

  • Piden clemencia y protección sobre Messi
Piden clemencia y protección sobre Messi
I.L I.L

El barcelonismo se siente indignado. Resulta curioso que tras ganar el clásico, las preocupaciones azulgranas sitúen su indignación en las piernas de su estrella, un Leo Messi al que consideran maltratado.

No hablaron de sus fracasadas esperanzas de goleada sobre el Real Madrid y tampoco sobre aquél intento fallido de ‘mosaico’ al incido el choque. Desde entonces, no han tenido bastante con gritar a los cuatro vientos que la Liga está en su bolsillo por los doce puntos que mantienen de margen respecto al Real Madrid y tampoco se sienten agradecidos con el arbitraje de Medina Cantalejo. Por más que debieran vanagloriarse de ello.

Auto-protección Messi

Desde el sábado el epicentro de todo el mundo culé circula en torno a Messi. La prensa, el vestuario y hasta los ‘corrillos’ del Camp Nou, piden justicia para aquellos que intentan parar al argentino sobre el césped. Se habla de martirio, de ataque directo, de acoso-derribo y solicitan mesura a los colegiados para mimarle. Esperamos que nadie olvide que estamos hablando de fútbol y no de curling.

El último en pedir clemencia ha sido Gudjohnsen, que ni corto ni perezoso, ha decidido seguir la campaña de protección sobre el extremo, al que creen que el Real Madrid persiguió sobre el pasto el pasado domingo. No estaría mal decirle a Eidur que Messi sufrió seis faltas, una cifra irrisoria que evidencia un victimismo descontrolado a todos ojos. Menos mal que el argentino no piensa en marcharse a la Premier porque la clemencia británica pasó a mejor vida. Allí, por cierto, empezó toda esta historia porque fue Mourinho quien dijo antes que nadie que Messi era un gran "artista de teatro".

Un compatriota suyo, aunque madridista, Gabriel Heinze, no ha querido andarse por las ramas y ha asegurado que si el mismo hubiera estado en el equipo, “hubiera ido por el mismo camino”, recordando que “nunca se fue con intención de hacer daño”. Una prueba de un defensa que admite que la dureza en el fútbol, si de verdad existe, se penaliza. Habría que preguntarle a Márquez sobre las piernas de Raúl, que se las llevó a casa el sábado.

Pese a todo, una vez que amaine el temporal en torno a ese supuesto castigo, se debatirá sobre cualquier otra desconsideración en torno a Messi. Por ahora, Hleb ya ha dejado caer una nueva posibilidad al afirmar que “privar a Messi del ‘Balón de Oro’ equivale a faltarle al respeto a él, como genio que es, y también al fútbol mundial”. En fin, que Cristiano Ronaldo no es nadie en el maravilloso ‘mundo culé’.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información