Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Villa, la enésima calabaza culé

  • El Barcelona no deja de acumular negativas para configurar la delantera
El Barcelona no deja de acumular negativas para configurar su delantera
P.R. - Madrid P.R. - Madrid

Cuando el primero de septiembre la afición culé se jactaba de que el Real Madrid sólo había fichado a Van der Vaart para esta temporada, se olvidó de mirarse sus barbas, pero la reciente negativa del Valencia al traspaso de David Villa les ha devuelto a la realidad.

Y es que lejos de haber configurado la plantilla que la directiva azulgrana pretendía a principios de verano, el Barcelona ha acumulado una calabaza tras otra en el pasado mercado estival, y la última ha sido la que le ha regalado el Valencia por Navidad ante su ridícula propuesta por el asturiano David Villa. Los directivos culés andan como locos por buscarle un sustituto a Samuel Etoo y, ya que el verano pasado no pudieron deshacerse de él, esta temporada han decidido adelantar los deberes seis meses para que no se repita lo sucedido a mediados de este año. Y es que la ofensiva por Villa no ha sido la única intentona que ha fracasado estrepitosamente en Can Barça.

Con la reciente capitanía de Cesc en el Arsenal, el catalán cerró la puerta del Barcelona justo cuando los medios catalanes más insistían con el regreso del "hijo pródigo" que dejaron escapar. "No estoy buscando equipo para jugar en cualquier otro lugar", sentenció el '4' gunner hace poco menos de un mes.

Cuatro calabazas para cuatro delanteros

Ésa fue la negativa pública al Barcelona inmediatamente anterior a la de Villa, pero es que en verano hasta cuatro delanteros de renombre por los que pujaba el club catalán, y en los que se insitió repetidamente desde los medios afines, plantaron al Barça. Véanse los casos de Berbatov, Adebayor, Arshavin y Trezeguet, mismamente. La directiva culé, según las directrices que les marcó Guardiola, no quería a Etoo ni en pintura, y por eso tocaron todas las ramas posibles, acumulando negativas.

Berbatov, que militaba entonces en el Tottenham de Juande Ramos, prefirió marcharse al Manchester United, club que eliminó al Barcelona en la pasada edición de la Champions League, antes que jugar en el Camp Nou. Mientras tanto, Adebayor se decantó por renovar con el Arsenal a pesar de que tenía una oferta en firme desde la Ciudad Condal, y Arshavin, a pesar de que sí que le gustaba el Barcelona desde pequeño, nunca se decidió a dar el paso para forzar al Zenit. Y el caso más sangrante fue el de Trezeguet, un ariete de 31 años, que aseguró que Guardiola le llamó porque tenía un proyecto fomado en torno a él. Pero el francés supo evaluar bien la situación, y decidió quedarse en la Juventus italiana.

Lahm y Hernanes tampoco llegaron a Can Barça

Además de todos estos jugadores de perfil atacante que nunca aterrizaron en la Ciudad Condal a pesar del deseo de algunos directivos barcelonistas, Lahm y Hernanes también dijeron nones al conjunto blaugrana este mismo verano. El lateral alemán era una de las prioridades, y durante varios días, los medios catalanes afrimaban que el acuerdo estaba cerrado, pero la realida fue que Lahm decidió seguir con el Bayern de Múnich hasta 2012.

Y el caso de Hernanes fue de lo más ridículo que pudo suceder en el Barcelona el pasado verano. Y es que durante muchas semanas se dio el fichaje del centrocampista por hecho, e incluso ya se le buscaba algún club al que se marchase cedido, cuando el brasileño le dio con la puerta en las narices a todo la parroquia culé. Alegó que en Europa "iba a encontrar muchas dificultades, como la cultura y el idioma", al conocer los requisitos con la cultura catalana que exigía Laporta para fichar por el Barcelona. Y es que no es oro todo lo que reluce, y tanto Villa como el Valencia han devuelto al barcelonismo a su terrenal realidad.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información