Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Alexander Hleb, el ‘blandito’

  • Existe muy mal ambiente entorno a la lesión del bielorruso
Existe muy mal ambiente entorno a la lesión del bielorruso
I.L I.L

Lo apretadísimo del calendario actual, con partidos ligueros, coperos y de Champions con demasiada regularidad, evita que los jugadores que más minutos tienen a sus espaldas se recuperen convenientemente.

Muchos de ellos juegan infiltrados por decisión propia en una práctica cada vez más habitual. Por ello, cuando uno no quiere experimentar ni jugársela, es visto con malos ojos. A veces, las menos, el jugador prefiere aislarse e ignorar a aquellos que le piden un ‘extra’.

Algo similar le ocurre estos días a Alexander Hleb, que el pasado lunes se lesionó en el entrenamiento y no volvió a las prácticas hasta este sábado. Pese a este último intento por estar en los planes de Guardiola de cara al choque de este domingo.

Y es que el ex soviético sufrió un golpe en el pie que, según los médicos, no llegó a rotura. Los temores del ex gunner, pese a todo, le impidieron entrenar con normalidad, con lo que el cuerpo técnico se cabreó con el jugador, ya que no existía motivo alguno para frenar su recuperación. La sensación de que pese a poder forzar un poco, no ha querido intentarlo, ha eliminado cualquier favor del técnico, que ha decidido castigarle ‘a su manera’ dejándole fuera de la convocatoria.

Todo esto empeora aún más su situación actual, ya que Hleb es el jugador más multado por los sistemas disciplinarios que impone (con diferente rasero) Guardiola. Por tanto, cada movimiento del jugador es mirado con detenimiento y siempre con la crítica bajo el brazo, lo que no hace sino nublar mucho más su futuro azulgrana.

Si su nivel ya deja mucho que desear respecto al visto en Londres, al bueno de Hleb se le apunta directamente como un jugador que no se involucra lo suficiente. Es, desde luego, el culé ‘blandito’.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información