Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Barça quiere retirar el aval bancario para las próximas directivas

EFE EFE

El FC Barcelona desea retirar el aval bancario, o reducirlo al mínimo, con vistas a las próximas elecciones a la presidencia, y para ello ha trasladado esta propuesta a la subcomisión parlamentaria que estudia la reforma de la Ley del Deporte, según ha podido saber EFE de fuentes del club barcelonista.

En la actualidad, tanto el FC Barcelona, como Real Madrid, Osasuna y Athletic Club, por su condición de Clubes Deportivos, y en contraposición a las Sociedades Anónimas Deportivas (SAD), pueden disponer de una junta directiva en lugar de consejo de administración, aunque la Ley del Deporte obliga a los directivos a depositar en la Liga de Fútbol Profesional un aval bancario del 15 por ciento del presupuesto de gastos. En el FC Barcelona, a partir de la idea de impulsar una reforma de estatutos, se pretende que el aval bancario no sea un requisito necesario para que se constituya una nueva junta directiva.

En el caso de la entidad catalana, las candidaturas que concurren a las elecciones se deben comprometer por escrito (artículo 42.4 de los estatutos) que en el caso de resultar elegidas deberán presentarán un aval del 15 por ciento del presupuesto. En el debate interno que existe en la directiva para la modificación de los estatutos, se considera que el aval bancario discrimina por condición económica a la mayoría de socios para aspirar a ser presidente del FC Barcelona. Para las próximas elecciones, inicialmente el aval bancario afectará a todas las candidaturas que superen el corte de las firmas necesarias, ya que Joan Laporta, actual presidente, no podrá concurrir al haber superado los dos mandatos.

En el caso de que exista una candidatura continuista, no queda claro que ésta se beneficie de no tener que avalar como cuando Joan Gaspart sucedió a Josep Lluís Núñez en el año 2000, hecho que generó mucha controversia, ya que la nueva junta se atribuyó la continuidad de la junta saliente, hecho que fue respaldado por la Liga de Fútbol Profesional. El Barcelona ha trasladado a la subcomisión del Parlamento que estudia la reforma de la Ley del Deporte de 1990 esta aspiración de retirar el aval, aunque, según ha podido saber EFE, no existe la absoluta certeza de obtener dicho objetivo, ya que se presenta con el mismo objetivo que se elevó hace dos años al secretario para el deporte, Jaime Lssavetzky, quien no mostró mucho entusiasmo con la propuesta.

De hecho, el origen del aval se fundamenta en la idea de garantizar la buena gestión de los directivos de los clubes deportivos que quedaron al margen de la conversión en SAD en los años noventa. Con este propósito se deseaba garantizar, supuestamente, que las directivas debían velar por la buena gestión, y en caso de pérdidas económicas en un ejercicio el aval bancario la LFP lo debía ejecutar. La reforma de los estatutos del FC Barcelona será uno de los asuntos que tendrá ocupado al consejo barcelonista en los próximos meses, ya que Laporta está dispuesto a emprender una serie de cambios trascendentales, como el voto electrónico por internet ('e-voting') tanto en la votación en las elecciones como en las asambleas de compromisarios, aspecto que también ha trasladado a la subcomisión parlamentaria en Madrid.

Hace unas semanas, el presidente del FC Barcelona lanzó a la opinión pública diversas propuestas de modificación de estatutos de la entidad. Dos de las que más expectación generaron fueron el voto a través de internet y un mandato de siete años sin posibilidad de reelección. Después del debate que se ha originado en la opinión pública barcelonista, fuentes cercanas al presidente del Barça han apuntado a EFE que el mandatario azulgrana estaría dispuesto a plantear la posibilidad de una reelección, aunque para ello reduciría los mandatos a seis años.

La duración de los mandatos de las juntas directivas en los clubes y asociaciones deportivas catalanes lo regula un nuevo decreto de la Generalitat de Cataluña que, que a partir de las próximas legislaturas establece mandatos de entre seis y ochos años. Los clubes deben adecuar en sus estatutos la norma superior de forma automática y sólo puede determinar si los mandatos serán de seis, siete u ocho años, y si las directivas pueden ser reelegidas.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información