Ir a versión clásica Ir a versión móvil

2-0. Inglaterra a los pies de España

  • La selección volvió a imponer su juego de toque ante un contrario perpendicular, rápido y bien armado
Villa y Llorente certificaron el triunfo
Alejandro Alcázar Alejandro Alcázar

La poderosa selección inglesa de Capello tampoco pudo frenar la racha victoriosa de España, que sigue agrandando su historia con un fútbol primoroso. El toque, la habilidad, el juego de tiralíneas y la pegada tumbaron a un contrario bien parido, al que apuntillaron Villa y Llorente, el futuro 9 de la selección, con un gol en cada tiempo y dejando sentado que esta selección aún no sabe cuál es su techo.

 España se medía a una de esas selecciones a las que se respeta cuando uno habla de fútbol. Un equipo en manos de un técnico pragmático como Capello que te asegura pelea, orden y pegada. Por lo menos ha resucitado a esta selección que se perdió la Eurocopa de Suiza y Austria, y a la que había lanzado con ocho victorias de sus últimos diez partidos.

Del Bosque hacía debutar a Piqué con Pujol lesionado, quizá por aquello de estar más familiarizado con el fútbol inglés. Pero, además, dejaba en el banquillo a Silva y apostaba por otro ‘inglés’, Xabi Alonso. Sacrificaba habilidad ofensiva, por más estabilidad en el centro del campo.

Capello, sin la columna vertebral

Capello, por su parte, se presentó sin Ronnie, Gerrard y Ferdinand, la columna vertebral inglesa, todos por lesión. Y como el técnico italiano es un tipo especial en gustos, sobre todo para meter a sus jugadores en cintura, dejó en el banquillo a Beckham, Lampard y a Young, al que el Madrid pretendió en este mercado de invierno.  

LA FICHA

España: Casillas (Reina, 45’); Sergio Ramos, Piqué, Albiol (Marchena, 74’), Capdevila (Arbeloa, 45’); Senna, Xabi Alonso, Iniesta, Xavi (Güiza, 84’); Villa (Silva, 56’) y Torres (Llorente, 63’).

Inglaterra: James (Green, 45’); Johnson, Terry, Jagielka (Upson, 45’), A. Cole; Wright-Phillips, Carrick, Barry (Lampard, 45’), Downing (Beckham, 45’); Heskey (Crouch, 45’) y Agbonlahor (C. Cole, 75’).

Goles:
1-0, 35’ Villa recibe de Xabi Alonso al borde del área, le hace un nudo a Jagielka y marca de tiro cruzado.
2-0, 81’ Llorente remata de cabeza una falta desde fuera del área botada por Xavi

Arbitro: Stephane Lannoy (FRA).

Estadio: Sánchez Pizjuán. Lleno en el regreso de la selección a Sevilla
 

La propuesta de juego fue la esperada: toque y circulación rápida de los españoles, y balones largos, juego perpendicular y velocidad de los ingleses. Dos estilos que gustan y son efectivos. Y el partido apareció vivo desde el principio dejando dos lecturas. La primera, que Torres es un excelente rematador y que lo mejor para el equipo es eso, que finalice los ataques y no intervenga en la circulación del juego. Y la otra, que a Piqué le falta cadera y velocidad. Por ambos lados Inglaterra se escurrió en los primeros minutos poniendo en apuros a los españoles: Barry, Downing y Heskey protagonizaron tres buenas acciones, pero sin puntería.

Un nudo a Jagielka

Tras la demostración inglesa le tocó a España. Aparecieron Xavi e Iniesta para hacerse dueños del balón y encerrar a los ingleses. El partido ya entró en un juego control de los nuestros y frente a las rápidas contras de los británicos, que acumulaban hombres en su campo con orden. Pero un pase en paralelo de Xabi Alonso a Villa, con jugada personal del Guaje que dejó tirado a Jagielka, puso el 1-0 para la selección líder en el ranking de la FIFA. Un golazo con el sello del 7, que marcaba su sexto gol consecutivo con España.

Un gol que animó a los campeones de Europa, que empezaron a conectar en ataque. Tuvieron la oportunidad de aumentar su cuenta en ocasiones de Villa y disparos de Senna y Xabi Alonso. Pero el primer tiempo se quedó en ese 1-0 y un buen sabor de boca para los españoles y cara de preocupación de Capello, pero más por cómo acabó que por su desarrollo ya que los inglese estuvieron bien plantados, dieron la cara en todo momento pero les faltó pegada.

Capello cambió cinco jugadores

Al técnico italiano no le debió gustar mucho el rendimiento de algunos de sus jugadores y cambió tras el descanso a cinco hombres. Aparecieron Beckham, Lampard, Crouch, Upson y el portero suplente Green, que sentó a James al que apodan Calamidad en Inglaterra. Del Bosque sentó a Casillas y Capdevilla, por Reina y Arbeloa.

Capello dio un toque más ofensivo a su selección y eso abría espacios a los nuestros y, sobre todo a Xavi para que moviera los hilos del equipo con su acostumbrada maestría. Poco después reaparecía Silva con la roja, sustituyendo a un Villa que se fue ovacionado.

Inglaterra tenía más presencia en el partido. Adelantó su línea de presión pero acabó comprendiendo que era un desgaste inútil ante un contrario tan diestro en el manejo del balón. Eso sí, comprimió sus líneas dejando poco espacio entre ellas. España bailó por momentos a los ingleses en busca de ese segundo gol de la tranquilidad ante la desesperación de un rival que tenía que recurrir al juego duro para intentar frenar e imponerse a estos diablos rojos que tenía enfrente.

Pero España no había visitado todavía a Green hasta que apareció Llorente, que sustituyó al mediocre Torres. El tanque bilbaíno mandó al fondo de la portería de cabeza una falta lanzada por Xavi, que firmaba con este pase una actuación simplemente genial. Xavi e Iniesta fueron los mejores del encuentro. Ellos hacen mejores a quienes les rodean. Capello puede dar fe de ello.

El partido se difuminó con un excelente pase de Beckham a C. Cole, que salvó a Reina y cuando el balón entraba Marchena lo sacó, y con la retirada de Llorente, que se fue lesionado en los isquitibiales dejando a España con diez los últimos cuatro minutos.
 

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información