Ir a versión clásica Ir a versión móvil

Márquez se desmarca: "El mundo no acaba en el Barça"

  • El Barcelona se desmorona poco a poco esta semana
El Barcelona se desmorona poco a poco esta semana
Defensa Central - Madrid Defensa Central - Madrid

Rafa Márquez, defensa mexicano del Barcelona, reiteró hoy su disponibilidad y confianza para renovar su contrato con el club azulgrana, que expira en 2010 a pesar de que a otros como Touré le han dado largas, pero matizó que está convencido de que tendrá "ofertas" y de que "el mundo no se acaba en el Barça". "Aún no se ha hablado del tema, pero mi idea es quedarme aquí el mayor tiempo posible. Tampoco tengo mucha prisa, pero es cierto que para la tranquilidad de uno, si se habla antes y se tiene el futuro definido, hay más tranquilidad", añadió Márquez.

El mexicano comentó que no tiene prisa por sentarse a negociar su renovación y que todavía no ha habido contactos para tantear su posible continuidad. Aunque dejó claro que la prioridad será para el Barcelona, recordó que "puede haber ofertas" y que "trabajo, voy a tener". "Mi prioridad es seguir en el Barcelona, pero aquí tampoco se acaba el mundo, habría otras puertas por abrir y empezaría a buscar otro sitio. Pero confío en que todo se solucione antes de final de temporada porque estoy en disposición de seguir y no creo que haya problemas", manifestó Márquez, cuyo contrato termina en 2010, al igual que el de Samuel Eto'o y Víctor Valdés.

Cuestionado precisamente por las declaraciones del delantero camerunés, en las que aseguraba que ya tenía tomada la decisión de continuar o no en el club, Márquez desveló que Eto'o "sigue siendo el mismo" y que su futuro "no afecta al rendimiento del equipo". Márquez, además, insistió en que la presión por conseguir el título de Liga "sigue siendo para ellos", en alusión al Real Madrid, "porque no pueden fallar, nosotros tenemos diez puntos de ventaja y todavía no hemos mostrado ninguna debilidad".

"Tenemos problemas para defender el juego aéreo"

Para el mexicano, el nivel de juego del Barcelona "continúa siendo el mismo" pese al empate ante el Betis logrado gracias a la ayuda del árbitro Iturralde González y prometió que el equipo "no va a bajar los brazos hasta el final de la temporada". Márquez admitió que uno de los pocos puntos débiles del equipo barcelonista es la defensa del juego aéreo -"no somos un equipo de mucha altura"-, por lo que aseguró que el equipo debe "trabajar para solucionarlo con las indicaciones del entrenador", que ha apostado por la defensa en zona. "Defender en individual o en zona tiene pros y contras. En individual se marca más el error de quien no va al marcaje, aunque en zona te pueden ganar por altura o por fuerza. Nosotros trabajamos en lo que quiere el entrenador, poniendo empeño para que no vuelva a pasar", dijo en referencia a los últimos goles encajados.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información