Ir a versión clásica Ir a versión móvil

El Oporto perdona al Atlético

  • Los rojiblancos logran un resultado penoso de cara a la vuelta aunque pudo ser peor.
ATLÉTICO 2-2 OPORTO
EFE - Madrid EFE - Madrid

La falta de puntería del Oporto y las paradas del argentino Leo Franco minimizaron en el marcador (2-2) el decepcionante partido del Atlético de Madrid en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, resuelto con un empate que le resta buena parte de sus opciones de pasar a cuartos de final.

El ridículo estaba en las defensas

Los rojiblancos necesitan al menos un empate a dos tantos o ganar en su visita de dentro de quince días a Portugal para acceder a la siguiente ronda, una misión que, tras la multitud de errores defensivos en los locales y la clara superioridad visitante en el encuentro de esta noche, parece bastante complicada.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Leo Franco; Seitaridis, Pablo, Ujfalusi, Antonio López; Maxi Rodríguez (Miguel de las Cuevas, m. 79), Paulo Assuncao, Raúl García (Maniche, m. 66), Simao; Forlán y 'Kun' Agüero (Sinama Pongolle, m. 55).

2 - Oporto: Helton; Sapunaru (Pedro Emanuel, m. 79), Bruno Alves, Rolando, Cissokho; Lucho González, Fernando, Raúl Meireles (Costa, m. 90); Lisandro (Sektiuoi, m. 90), Hulk y Cristian Rodríguez.

Goles: 1-0, m. 3: Maxi Rodríguez culmina un pase de Agüero en un contragolpe del Atlético. 1-1, m. 21: Lisandro aprovecha un fallo de la defensa atlética. 2-1, m. 45: Forlán, de disparo lejano y con un error de Helton. 2-2, m. 72: Lisandro tras un pase desde la izquierda de Cissokho.

Árbitro: Howard Webb (Inglaterra). Amonestó a los locales Raúl García (m. 24) y Assuncao (m. 73) y a los visitantes Sapunaru (m. 28) y Lisandro (m. 60).

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 50.000 espectadores, con presencia de unos 2.000 seguidores del Oporto.

Y eso que, en tres minutos trepidantes, el Atlético ya mandaba en el marcador. Fue así porque el argentino Leo Franco salvó el 0-1 en una inmejorable ocasión del argentino Lisandro López y porque los rojiblancos demostraron una efectividad máxima en su primer contragolpe, en una conexión entre los argentinos Sergio 'Kun' Agüero y Maxi Rodríguez.

La jugada la culminó el capitán rojiblanco, libre de marca por un desajuste defensivo del lateral Cissokho, pero el Oporto seguía muy vivo en la eliminatoria. Lo demostró con el paso de los minutos, en los que fue ofensivo, se sintió cómodo y dejó en evidencia a la zaga local con la velocidad del brasileño Hulk y del argentino Lisandro.

No había quien parara sus arrancadas. Ni los medios ni los laterales ni los defensas rojiblancos, superados en la zancada por cualquiera de los dos jugadores del bloque portugués, dueño de un partido del que había desaparecido en ataque el Atlético, salvo en un potentísimo disparo lejano del uruguayo Diego Forlán.

Mala noticia para un equipo que vive de la inspiración de su frente ofensivo, sobre todo del 'Kun' Agüero, y que ofrece cada vez más dudas, muchísimas, en defensa. Ahí regaló el 1-1 al Oporto, en un cúmulo de errores culminado con un fallido despeje de Pablo Ibáñez. Lisandro, solo al borde del área, batió a Leo Franco.

El Atlético sobrevivía con la igualdad en el marcador por los méritos del portero argentino, que frenó otra vez a Lisandro, que solo y a dos metros de la portería se encontró con el guardameta, y después a Hulk. Dos actuaciones decisivas para mantener el 1-1 en la recta final de la primera mitad.

Helton, Lisandro, Pablo...

Y de pronto, sin merecerlo, cuando el equipo rojiblanco veía el empate como un resultado buenísimo visto el desarrollo de la primera parte, el portero visitante, el brasileño Helton, correspondió a la generosidad atrás del Atlético con otro regalo, el 2-1, en el que se le coló entre sus brazos un tiro sin aparente peligro de Forlán.

Pero ese gol, impensable por el devenir del encuentro, tampoco despertó al conjunto rojiblanco, a merced de su rival, un Oporto empeñado en malgastar sus ocasiones, como hizo Lisandro en dos ocasiones más, una la sacó Raúl García bajo palos y otra la envío alta solo ante Leo Franco y con todo a su favor para firmar el 2-2.

El 2-1 en el marcador era un asunto inexplicable tras 55 minutos de partido. También fue incomprensible la decisión de Abel Resino con la sustitución de Agüero. No era su mejor partido, pero privar al Atlético de su futbolista de más talento y más decisivo en una eliminatoria de tanta exigencia parecía, por lo menos, imprudente.

No mejoró nada el equipo rojiblanco, tan frágil en defensa como en todos los minutos anteriores. Sin fútbol, sin ningún argumento, sin ocasiones, la victoria sólo dependía, como antes, del acierto en ataque del Oporto, que no falló en su siguiente oportunidad, en un pase desde la izquierda rematado por Lisandro.

Era lo más normal, incluso un resultado corto para los visitantes, en un duelo que siempre se había movido al ritmo del conjunto portugués, muy superior hoy al Atlético, que esta noche completó un partido muy por debajo de la exigencia de un torneo en el que quedan los dieciséis mejores equipos de Europa.

Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies.
OK | Más información